«Voy secuestrada a Guayabitos»: una nota en el baño salva a mujer de ser raptada

Su rescate sucedió en Ixtlán del Río..

Una mujer originaria de San Miguel de Allende, Guanajuato, logró ser rescatada con vida en Ixtlán del Río, luego de que dos hombres la raptaran de su domicilio en la colonia Ampliación Vienguitas Jacarandas, en aquel municipio del Bajío.

De acuerdo con la narración de la víctima, a quien se ha logrado identificar con el nombre de María Azucena «N», ese sería el domicilio donde vivía con su papá. Fue el pasado jueves cuando los hombres la enredaron en una cobija para subirla al asiento trasero de un vehículo color rojo en el que se trasladarían a Guanajuato, capital.

Más tarde, al llegar a la ciudad anteriormente referida, la mujer fue trasladada al asiento del copiloto donde el raptor le pidió dejar de llorar o llamar la atención, pues de lo contrario le quitaría la vida; narró María Azucena a las autoridades de la Fiscalía de Nayarit.

El trayecto de los raptores y la víctima pasó por la ciudad de Guadalajara, Jalisco -donde durmieron cuatro noches-, en aquel lugar la mujer habría recibido amenazas en su contra y en contra de las personas que pudieran ayudarla en caso de pedir auxilio. Su trayecto siguió el curso hasta el momento que hicieron escala en la Ciudad de Magdalena, donde la mujer logró bajar al baño y fue ahí donde escribió la siguiente nota: «Auxilio, soy María Azucena y voy secuestrada a Guayabitos». La víctima también anotó un número de teléfono y las placas del vehículo de su raptor.

La nota fue localizada por un hombre que alertó a elementos de la Guardia Nacional, misma que se desplegó en un operativo para localizar el vehículo a través de las placas proporcionadas.

Fue en el kilómetro 90 + 700 de la autopista Tepic – Guadalajara cuando los elementos operativos de la Guardia Nacional ubicaron el automóvil. En el lugar, uno de ellos ordenó al conductor hacer alto total, sin embargo, hizo caso omiso hasta el momento de ingresar a la gasolinera del macro módulo de Ixtlán.  La víctima narró que su raptor se lanzó contra uno de los agentes, tirando golpes y mostrando actitud violenta. Ahí, la mujer fue rescatada.

María Azucena, que relató a las autoridades haber denunciado a su raptor -que también fue su pareja durante cuatro años-, por el delito de violencia de género, ante esto las autoridades le otorgaron medidas de protección, su padre también la respaldó para poder mantenerse a salvo.

Hoy se encuentra bajo el resguardo de las autoridades, mientras que el raptor permanece detenido.