Citlali Hernández: una inesperada oportunidad la convirtió en futbolista profesional

* La nayarita es capitana en el Atlético de San Luis, y antes de llegar a la Liga MX femenil, llevaba una vida normal en la universidad y jugando fútbol como hobbie, pero su talento convenció en unas visorías para el América.

Llevaba una vida normal, estudiaba en la Universidad Tecnológica de Nayarit y jugaba fútbol los fines de semana, pero Citlali Hernández convenció con su talento tras ir a unas pruebas con el América, y repentinamente se convirtió en futbolista profesional, una oportunidad que no desaprovechó.

La nayarita y actual capitana del Atlético de San Luis en la Liga MX femenil, cuenta que acudió a las visorías de las águilas por recomendación de su amiga, Alexia Delgado, futbolista también de Nayarit quien dejaría su lugar para emigrar a la Universidad de Arizona, en los Estados Unidos.

«Entonces cuando yo voy a hacer las visorías, pues prácticamente mi vida cambió de estudiar en la universidad y creo que en ese tiempo practicaba crossfit, y aparte jugaba los fines de semana, a ser jugadora profesional, o sea, en 15 días yo tuve que dejar mi casa, dejar mi escuela, dejar a mi familia, dejar todo e irme a ser jugadora profesional», cuenta en exclusiva para 8NTV.

Citlali defiende a la Liga MX femenil, pues asegura que en el fútbol de mujeres, hay más amor a la camiseta, y en el de hombres, se juega más por el dinero.

«Creo que el fútbol femenil tiene ciertas diferencias con el varonil que también lo hacen más atractivo, nosotras obviamente como no ganamos tanto, también, pues la entrega, o el corazón o el amor a la playera que de pronto sentimos, es algo que de pronto ya no se ve tanto en los hombres porque ya se ve más el aspecto económico, entonces, ese tipo de cosas siento que van atrayendo personas más al femenil», dice sobre el creciente proyecto de la liga femenil.

«Estamos aquí porque es lo que nos gusta hacer, aunque no ganemos tanto dinero», afirma.

Su consejo para quienes quieran ser futbolistas profesionales, es nunca rendirse y siempre trabajar, pues asegura que «no hay nada que le gane al trabajo».