FOTOS: Cumple 100 años la cantina más antigua de Tepic, “El Ferrocarril” de don Chuy Solano

La famosa sopa de médula distinguió por muchos años a este lugar...

La pandemia ha mantenido cerrado el negocio pero eso no fue obstáculo para que sus numerosos clientes recordaran que este año, el 2020, la cantina “El Ferrocarril” cumple cien años de existencia y que ha sido centro de reuniones de cientos de personas que encuentran en este sitio un lugar para relajarse.

Relatan quienes conoce la historia que don Florencio Solano, dueño de una tienda de abarrotes ubicada en la esquina de Durango y Abasolo, puso sobre la Durango, a un costado de su negocio, una pequeña barra e instaló en 1920 la cantina «El Ferrocarril».

Años después don Florencio falleció heredando la cantina a su hijo de igual nombre, Florencio o “Lencho” Solano, quien posteriormente se la pasó a su hermano Jesús, quien actualmente es el propietario.

La cantina no duró mucho en ese lugar, se movió “a la vuelta” a la calle Abasolo entre Durango y Querétaro frente a la refaccionaria «Nayar», que era propiedad de Mauro Gutiérrez, tío del posterior empresario Florencio Gutiérrez, dueño de Refaccionaria Gutiérrez.

Después de algunos años ahí, el bar se movió sobre la misma calle Abasolo 141-A Pte. pero ahora entre Durango y Puebla a la cochera de la casa de don Jesús Solano, la que convirtió en la sede del bar “El Ferrocarril” hasta la fecha.

La sopa de médula, que hacia la esposa de don Jesús, doña Consuelo Cabello, hizo aún más famoso a este bar, y aunque la edad ya no les permite realizar esa exquisitez, muchos aún identifican el lugar por este platillo que servían antaño.

Con información de Rosendo Castillo

Florencio Solano, el fundador del Bar El Ferrocarril