En unas horas más, ejecutarán a mexicano en Texas por haber matado a su familia

Dijo estar poseído por el diablo cuando cometió el crimen

Programada para las 18 horas de este jueves, el estado de Texas tiene previsto cumplir la sentencia de muerte en contra del mexicano Abel Revill Ochoa de 47 años edad, originario de Durango, México; por inyección letal tras haber sido encontrado culpable por un jurado del asesinato de su familia.

Aunque todos los recursos legales le han sido rechazados, todavía puede interponer nuevas apelaciones para detener la ejecución, según relatan medios especializados.

El domingo 4 de agosto de 2002, después de ir a la iglesia, Abel le pidió a su esposa Cecilia 10 dólares para comprar crack, droga a la que era adicto.

Cuando ingirió toda la sustancia, Abel quedó con ganas de más y como sabía que su esposa no le iba a dar más dinero, fue a su habitación y sacó del armario una pistola cargada, fue a la sala, y mató a su bebé, su esposa, a su cuñada Jaqueline (hermana de Cecilia) y a Bartolo, su suegro. A Crystal, la pequeña de 7 años, la asesinó mientras corría, intentando escapar. Alma, otra de sus cuñadas que estaba en la casa, sólo quedó herida de gravedad, pero sobrevivió.

Una hora después del multihomicidio, Revill Ochoa fue detenido sacando dinero de su esposa en un cajero. Según su defensa, el hombre tuvo un delirio inducido por las drogas, pues Abel aseguró que el diablo lo poseyó. A pesar del argumento, el jurado lo condenó a pena de muerte en 2004.

Esa sentencia tendrá que ejecutarse este jueves a las 18:00 Hrs.