Suprema Corte de Justicia avala derecho a la muerte digna en CDMX ¿Eutanasia?

Ciudad de México.- La Suprema Corte de Justicia resolvió las impugnaciones que realizó la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de la Carta Magna de la Ciudad de México.

Con esto, el derecho a una muerte digna es ahora una realidad en la capital del país.

Aunque ante las protestas, la Corte descartó que se esté promoviendo la eutanasia o el suicidio asistido, pues la normativa en la materia se refiere al buen morir y no a una muerte rápida.

Aquí un ejemplo claro de lo que es la “muerte digna”:

Es el derecho que ostenta el paciente, o sus familiares, si el enfermo está imposibilitado, que padece una enfermedad irreversible y cuyo estado de salud es terminal, de decidir y manifestar su deseo de rechazar procedimientos invasivos a su cuerpo.

Uno de los casos más conocidos es el de la niña Camila, en Argentina, cuya mamá Selva, tuvo un parto complicado.

Le rompieron la bolsa y en ese error se le fue el cordón que la conectaba a la menor.

Camila nació muerta. La reanimaron 20 minutos, hasta que su corazón volvió a latir. Fue su única reacción. A partir de allí nunca pudo ver, oir, hablar, pensar, caminar, sentir.

En el primer año de Camila su familia intentó todo, pero nada dio resultado.

Entonces, tres comités de bioética dictaminaron que su estado vegetativo era irreversible. Selva, su madre, pidió que la desconectaran.

Los médicos del Centro Gallego donde estaba internada se negaron rotundamente. Y empezó su lucha por la ley. La menor murió el 7 de junio de 2012, a los 3 años, al ser desconectada del respirador artificial y tras la entrada en vigencia de la ley, que garantiza el derecho de los enfermos terminales a rechazar cirugías, tratamientos médicos o de reanimación para prolongar su vida.