“¡Ahí está el ratero, el pelón!”

* Revelan pruebas contra el asaltante de BanCoppel, que en un exceso de confianza fue reconocido por empleados mientras hacía fila en otro banco similar.

Tepic.- Jorge Ernesto actuó con un exceso de confianza o de cinismo.

El tres de marzo cometió un asalto y robo en el BanCoppel ubicado por avenida Victoria en Tepic, y tres semanas después pretendió cometer otro atraco similar en el BanCoppel de la esquina de México e Hidalgo.

En un imperdonable descuido, el sujeto pasó por alto que las cámaras del primer establecimiento lo habían captado y las fotos fueron mostradas a todos los empleados de la empresa.

Se le describía cercano a los 50 años, alto y pelón. Y así es: con evidente calvicie, usa bigote y barba de candado, ceja gruesa, igual que los labios. Es ligeramente trompudo.

Al mediodía de ese tres de marzo, Jorge Ernesto hizo fila en el BanCoppel y al ser atendido por una empleada bancaria, le ordenó:

– Dame todo el dinero.

– ¿En qué le puedo ayudar? –respondió la cajera, sin entender la indicación-.

– ¡Dame todo el dinero! –insistió el individuo, abriendo la chamarra que llevaba puesta y mostrando una parte de una pistola-.

La cajera le entregó alrededor de siete mil pesos.

Después, el sujeto se dio a la fuga sin problema.

Así, igual de campante que la primera vez, el 24 de marzo se formó en la fila del segundo BanCoppel, pero su cara llamó la atención de un trabajador y éste compartió su sospecha con una compañera, que gritó:

– ¡Ahí está el ratero!, el pelón!.

El individuo abandonó el lugar a toda prisa, pero fue seguido por varias personas. La agente de la Policía Municipal de Tepic María Inés de la Rosa –posteriormente reconocida por su valiente acción- tuvo conocimiento de los hechos y sometió a Jorge Ernesto, aunque la habría amenazado con una pistola.

Lo anterior son algunos de los datos revelados el martes 10 por agentes del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE), durante la formulación de imputación contra el individuo por el asalto y robo, dentro del proceso 409/2018.

Antes se le inició otro expediente por el delito de amenazas, además de que podría abrirse un tercer juicio, mediante orden de aprehensión, por el asalto cometido el 23 de marzo en el Banamex ubicado a espaldas del templo La Cruz de Zacate, donde igualmente estaría identificado a través de cámaras de seguridad.

Aunque Jorge Ernesto supuestamente es originario de Mazatlán, Sinaloa, en la audiencia presidida por el juez César Octavio García Torres la agencia ministerial explicó que no hay certeza de dónde radica el probable delincuente, ahora recluido en la penal de Tepic.

Como era de esperarse, García Torres dictó el auto de vinculación a proceso, acordándose un plazo de mes y medio para que la Fiscalía realice una investigación complementaria.

Permitiéndosele el uso de la voz en varias ocasiones, Jorge Ernesto se reservó el derecho para emitir declaración.

En casos como este, de evidencias contra el imputado, parece que no tendrá más opción que someterse a un procedimiento abreviado; es decir, aceptar la responsabilidad a cambio de una disminución de la condena.

* Esta información es publicada con autorización del autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com

Déjanos tu opinión:
Compartir