Ante posibles terremotos piden revisar los modelos sismotectónicos del occidente de México

0

Diversos estudios geológicos en la región occidente del país, que comprende a los estados de Nayarit, Jalisco, Colima y Michoacán, concluyen en que se deben revisar los modelos sismotectónicos así como un monitoreo más adecuado de las actividades y comportamientos geológicos debido a la importancia de esta región en la generación de terremotos y el moldeado del subsuelo mexicano.

Un reciente estudio publicado por Francisco J. Núñez‐Cornú; Carlos Suárez‐Plascencia y  Diana Núñez en la Sociedad Sismológica de América concluye que se deben revisar los modelos sismotectónicos actuales de la región: “Nuestros resultados muestran que la placa de Cocos se está subduciendo con una inclinación de 24 ° –30 ° y está ligeramente doblada en dirección noroeste”, cita esta publicación apenas en abril de este año.

AnuncioSanta Martha Bungalows

Nuestro estudio apoya la hipótesis de que la zona de subducción de Jalisco está compuesta por dos bloques de antearco, Banderas y Jalisco, separados por el cañón de Ipala (falla Bandy)”

La sismicidad del proceso de subducción de la placa de Cocos parece homogénea, a excepción de un grupo sísmico en la desembocadura del río Coalcomán, donde se ubica la zona epicentral de los terremotos de 1973 y 2021. Nuestros resultados muestran que la placa de Cocos se está subduciendo con una inclinación de 24 ° –30 ° y está ligeramente doblada en dirección noroeste”, explican en la publicación de la revista especializada.

Previo a estas conclusiones, un artículo publicado a partir de estudios realizados por el doctor Erkan Gün y el profesor Russell Pysklywec de la Universidad de Toronto señala: “La placa del Pacífico se distingue por la que contiene mayor extensión del océano. Sin embargo, colinda con otras terrestres que, a su vez, conectan con las principales responsables de producir sismos en México y América del Sur. La interacción entre la placa Norteamericana, del Pacífico, microplaca de Rivera, de Cocos y del Caribe ha sido identificada como la causante principal de la actividad sísmica en México“.

La dinámica entre estas placas tectónicas revela que la placa Norteamericana se mueve hacia el suroccidente, mientras que la placa del Pacífico lo hace hacia el noroeste. Por otro lado, la placa de Cocos avanza hacia el noreste y la placa del Caribe, hacia el este. Este fenómeno simultáneo contribuye a la acumulación de tensiones en distintas zonas de México, incrementando así la propensión a eventos sísmicos“, señala el artículo.