El general tejano que comandó a las fuerzas mexicanas en la Batalla de Puebla

*Ignacio Zaragoza Seguín nació en Bahía del Espíritu Santo, Tejas, en 1829

0

Tras la Batalla de Puebla, registrada un día como hoy pero hace 162 años, el presidente Benito Juárez recibió una de las noticias más luminosas de su accidentado mandato: «Las armas mexicanas se han cubierto de gloria».

El remitente fue el general tejano Ignacio Zaragoza Seguín, quien con una valiente y abigarrada tropa propinó una dolorosa derrota al ejército francés, considerado en ese momento el mejor del mundo, y que estuvo al mando de Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez.

AnuncioSanta Martha Bungalows

Hijo de Miguel G. Zaragoza Valdés y María de Jesús Seguín Martínez, Ignacio nació el 24 de marzo de 1829 en Bahía del Espíritu Santo, localidad de Tejas, estado entonces mexicano. Quiere decir que el 5 de mayo de 1862, fecha de la histórica batalla poblana, contaba apenas con treinta y tres años de edad.

Ignacio tenía cinco años cuando los rebeldes texanos, apoyados por los Estados Unidos de América, ganaron la Guerra de independencia de Texas; por tal motivo, Miguel Zaragoza, que era soldado de infantería, se mudó con su familia a Matamoros y diez años después, en 1844, a Monterrey, donde Ignacio entró al seminario, el cual abandonó tras un par de años, convencido de que no tenía vocación sacerdotal.

En 1847, durante la intervención estadounidense en México, Zaragoza intentó alistarse como cadete, pero fue rechazado. En 1853 se unió al ejército de Nuevo León con el rango de sargento, y cuando su regimiento fue incorporado al Ejército mexicano, fue promovido a capitán. El 8 de marzo de 1859 fue promovido al grado de General de brigada.

En 1860, Zaragoza y un pequeño número de combatientes lucharon a favor de la Constitución de 1857. Derrotó a las tropas de Leonardo Márquez, situadas en Guadalajara, Jalisco. Poco después, bajo las órdenes del general Jesús González Ortega participó en la Batalla de Calpulalpan, donde fue derrotado el ejército conservador y así se dio término a la Guerra de Reforma. A las órdenes del presidente Benito Juárez, sirvió como Ministro de Guerra desde abril hasta octubre de 1861.

Cuando las fuerzas francesas de Napoleón III invadieron México para imponer como emperador a Maximiliano de Habsburgo, Zaragoza, al mando del Ejército de Oriente, las enfrentó en Acultzingo en la llamada Batalla de Las Cumbres, el 28 de abril de 1862, y fue obligado a retroceder con su unidad militar. Comprendía la posición defensiva y favorable que tenía la ciudad de Puebla, paso obligado hacia la Ciudad de México. Fue así que preparó las tropas para la épica batalla del 5 de mayo.

Pese a ser derrotadas en la batalla, las fuerzas de intervención y sus aliados conservadores mexicanos siguieron su avance a la capital del país. En la propia ciudad de Puebla, Ignacio Zaragoza moriría cuatro meses después, contagiado de tifus. Sus restos descansan en el área de los fuertes de Loreto y Guadalupe, en la hoy Puebla de Zaragoza.

Por su carrera, especialmente por su desempeño en la Batalla de Puebla, el general tejano es uno de los militares mexicanos más prestigiados y recordados.