“Vale más dar que recibir” dice Don Antonio Echevarría en su cumpleaños 80

0

“Gracias porque puedo dar Padre mío. Nunca pasará por mi semblante la sombra de la impaciencia, porque vale más dar que recibir” publicó Don Antonio Echevarría Domínguez, parafraseando al poeta Amado Nervo, al celebrar este lunes su cumpleaños número 80. Hombre de su tiempo, protagonista indiscutible de la historia contemporánea de Nayarit, quien desde 1972 como embotellador de Coca-Cola y edificador de Ciudad del Valle, construyó el más grande grupo empresarial de la región y el mayor generador de empleos, y quien en 1999 fue el primero en desafiar a la dictadura perfecta arrebatándole la gubernatura, con una importante contribución al desarrollo social y político estatal…

Cuando nació, su frágil vida dependía de un milagro que su madre le pidió al Señor de la Ascención, el santo patrono de Santiago Ixcuintla, la tierra que lo vio nacer un día como hoy en 1944. Aun en contra del pronóstico médico más desalentador logró vivir. A cambio, su madre le prometió al santo patrono entrar de rodillas cada año de su vida, en la fiesta que se realiza en su honor en el mes de mayo. Lo cumplió mientras su salud y vida le permitieron.

AnuncioSanta Martha Bungalows

Antonio Echevarría Domínguez hoy celebra su aniversario de vida número 80. Lo hace pleno y satisfecho por lo que familiar y profesionalmente ha logrado, aunque alguna vez admitió en el libro Autorretrato Hablado que, “yo era más feliz antes, antes de tener tanta suerte y tanta fortuna”.

Confesó en aquellos años que vivió una infancia excepcional en el Tepic de los primeros años de la década de los 50 cuando el beisbol era su más grande pasión, no los toros o los gallos como se podría suponer; no, él soñaba con ser segunda base de los Indios de Cleveland, motivado en su héroe Beto Ávila, el mexicano que en la temporada 1954 registró 341 en su porcentaje de bateo.

Un día, el joven Antonio Echevarría Domínguez creyó que Nayarit merecía otra suerte y desarrollarse como lo hacía en aquellos años Jalisco. Apenas en 2022 el Grupo Álica cumplió sus primeros 50 años; se trata del conglomerado de más de 30 empresas que él fundó en 1972 y que dan empleo a más de cinco mil nayaritas. Su convicción sigue siendo que el empleo es lo único que combate eficazmente la pobreza.

Es contador público egresado de la Universidad de Guadalajara y con apenas apenas 31 años de edad asumió la entonces Tesorería del estado en el gobierno de Rogelio Flores Curiel (1976-1981), un cargo en el que repetiría por invitación del siguiente mandatario, Emilio Manuel González Parra (1981-1987). Aunque fue presidente municipal suplente de 1975 a 1978,  en su carrera política alcanzó la gubernatura en 1999 al vencer al sistema político y al aún poderoso PRI, una hazaña que logró con la coalición electoral del PAN, PRD, PT y PRS, que dio el primer golpe al partido oficial. Gobernó de 1999 a 2005.

Su primogénito, Antonio Echevarría García, repetiría su logro con la misma alianza de partidos en la elección de 2017 y encabezó el gobierno de Nayarit de 2017 a 2021. Padre e hijo, ambos gobernadores.

Echevarría Domínguez es un hombre de memoria prodigiosa, recuerda exacto fechas y nombres, lugares, afectos. Llega a los 80 años pleno en facultades, preside el Consejo de Administración de Grupo Álica y tiene proyectos en puerta, se mantiene activo en la empresa y enterado del devenir político local y nacional.

Cumple 80 años y lo hace al lado de su familia, con sus hijos y nietos, a quienes ha visto crecer e incorporarse a distintas responsabilidades en las empresas que capitanea.

Don Antonio celebra 80 años con ausencias que seguro le duelen en el alma: sus padres Antonio y Blanca, sus hermanos Enrique y Rafaela, su amigo y socio Álvaro Navarro, también Raúl Ibarra, Luis Vallarta, Antonio Vallarta Robles, sus primos Virginia y Mauricio Porras, su nana Queta además de muchos amigos y familiares para quienes a veces dedica una oración, un rezo que habría aprendido con los jesuitas en su época de secundaria, en Guadalajara.

Aprendió de su padre de hierro, que con amigos se conquista el mundo y ha sido una lección que ha inculcado a los suyos. Es compadre de más de 300 compadres, amigo leal con sus amigos y disfruta de la música: dos canciones son sus preferidas, Temor y Mi gusto es, su ídolo mundial en la juventud fue Elvis Presley y admira a San Martín de Porres por su vida de sacrificio.

Antonio Echevarría Domínguez cumple años y sigue siendo un hombre pragmático, generoso también. A través de la Fundación Álica promueve la cultura y acciones de apoyo a personas y comunidades con pobreza extrema. Se ha distinguido por patrocinar de manera permanente a personas y equipos deportivos infantiles y profesionales.

Larga vida a don Toño Echevarría, felicidades por sus 80 años, que la vida sea generosa en salud y dicha familiar, como él lo ha sido para muchas personas.