Un mexicano pasará el resto de su vida en la cárcel por secuestrar migrantes

* El hombre de 27 años exigía altas sumas de dinero por el rescate de varios extranjeros que mantuvo encerrados a la fuerza en una casa de Laredo, ciudad fronteriza con México.

0
Imagen de master1305 en Freepik

Un juez federal de Laredo condenó a cadena perpetua al mexicano Edgardo Hernández Zamora, de 27 años, que tenía secuestrados a migrantes en una casa de esta ciudad, exigiendo a las familias de los extranjeros sumas de varios miles de dólares a cambio de su libertad, informó este martes el Departamento de Justicia (DOJ) de Estados Unidos.

Hernández Zamora se declaró culpable el pasado 8 de junio de cargos criminales relacionados por retener a varios extranjeros en contra de su voluntad y amenazar con hacerles daño si sus familiares no pagaban el rescate para liberarlos.

AnuncioSanta Martha Bungalows

El mexicano fue condenado a pasar el resto de su vida en la cárcel por los hechos ocurridos el 13 de febrero de 2023 cuando las autoridades realizaron una redada en una casa en la fronteriza ciudad de Laredo, en Texas.

La policía llegó al lugar después de recibir información de que en la residencia se encontraban extranjeros retenidos.

Gritos de hombres llorando alertaron a la policía

Durante la investigación, las autoridades escucharon fuertes golpes provenientes de una ventana dentro de la casa y observaron a hombres llorando y gritando en español “nos están secuestrando”, detalló el DOJ en un comunicado.

Las autoridades determinaron que varios migrantes estaban detenidos contra su voluntad mientras Hernández Zamora presionaba a sus familiares para un rescate.

El mexicano amenazó con causarles daño físico y con que no volverían a ver a sus familias si no cumplían. Uno de los familiares pagó 3.500 dólares como pago parcial del rescate exigido.

Hernández Zamora fue detenido junto a Adrián Ramírez, de 20 años, y Adrián Ramírez-Vásquez, de 39, ambos de México, que también se declararon culpables de su implicación en esta trama delictiva y fueron condenados a 48 y 60 meses de prisión, respectivamente.

Los dos cómplices de Zamora serán puestos en proceso de deportación luego de cumplir sus penas de prisión.