Tiran cascajo de refrigerador al Mololoa…y luego nos quejamos

* Desde hace días el cascajo era perceptible desde el puente de la avenida Tecnológico antes de llegar con Aguamilpa, por la salida a Guadalajara.

Fotos: Oscar Verdín/relatosnayarit

En las aguas del río Mololoa puede verse lo que parece el esqueleto de un refrigerador, atorado por la rama quebrada de un árbol cuya tarea confirma que cuando el ser humano reniega por el azote de la naturaleza, hay muchas cosas que lo motivan por actos irresponsables de las propias personas.

Hace días el cascajo era perceptible desde el puente de la avenida Tecnológico antes de llegar con Aguamilpa, por la salida a Guadalajara.

AnuncioSanta Martha Bungalows

Quienes lo arrojaron bien pudieron tomar una iniciativa mejor: regalar el aparato que ya no sirve para que otros separen el metal o lo que le resulte de valor.

Podría deducirse que se utilizó una camioneta para trasladar el refrigerador y que ello se efectuó a horas de la noche, posiblemente participando al menos dos sujetos.

Y luego nos quejamos cuando la naturaleza cobra su factura.