Condenan a 50 años a Julio César, feminicida de la maestra Eréndira Mireya

* El Tribunal de Enjuiciamiento pidió a los SEPEN y a la secundaria donde la maestra Eréndira Mireya trabajaba, que se realice un acto público en su honor.

Durante los 29 minutos en que una jueza leyó la condena de 50 años dictada en contra de Julio César “N”, al ser encontrado culpable del feminicidio de la maestra Aréndira Mireya, ocurrido el 27 de agosto del 2021 en casa de ella en el fraccionamiento Villas del Roble en Tepic, parecía sentirse un ambiente de duelo en la sala de audiencias.

Nada interrumpía la lectura y, si acaso el sentenciado Julio César, daba la impresión que buscaba distraerse y en voz baja hacía comentarios con una abogada defensora a su lado. Junto a él, de pie, un policía estatal procesal tenía la encomienda de una vigilancia sobre Julio César.

Anuncio

A espaldas de dos agentes del Ministerio Público mujeres de la Fiscalía General del Estado (FGE), y de dos asesoras de víctimas, se encontraban los tres hijos de la maestra y, a unos metros, algunos otros familiares.

El fallo del Tribunal de Enjuiciamiento, que además de la jueza relatora fue integrado por dos jueces varones, agrega la reparación de 110 mil 400 pesos por concepto de terapia psicológica a favor de los tres jóvenes que perdieron a su madre, el pago de 40 mil 286 pesos por concepto de gastos funerarios, otros 70 mil 734 pesos correspondientes a apoyo de educación y comida, y más de dos millones 208 mil pesos por concepto de reparación del daño.

De igual forma, el Tribunal ha pedido a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana en Nayarit, así como al Ayuntamiento de Tepic, que adopten medidas para visibilizar el tema de la violencia familiar y hacer conciencia sobre ello.

Además, se dio un plazo de tres meses para que los Servicios de Educación Pública en el Estado de Nayarit (SEPEN) y la escuela secundaria donde la maestra Eréndira Mireya Castillón Langarica trabajaba, efectúen un acto público en su honor.

La maestra no puede ser olvidada. Y un caso como el de ella jamás repetirse.

La resolución, se insiste, dio la impresión de que no sólo impuso una pena a quien fue encontrado responsable, sino que pretende visibilizar el problema de la violencia familiar para buscar frenarla y advertir cuando se hace presente.

Durante esos 29 minutos se describió que Eréndira Mireya y el maestro universitario Julio César fueron pareja, pero que ella sufría violencia y se encontraba en una situación vulnerable respecto a él.

Cuando ella dio por terminado el vínculo con Julio César y, al tiempo, inició una relación con otra persona, precisamente al día siguiente de la misma se produjo su muerte, asfixiada y con múltiples golpes.

De acuerdo con la lectura por parte de la jueza, para el Tribunal de Enjuiciamiento no queda duda de que Julio César es el autor material directo de lo sucedido, en el contexto de violencia familiar.

Se mencionó que el día de los hechos fue él quien condujo una camioneta Nissan de doble cabina hasta la casa de Eréndira Mireya, y que en el domicilio de él en el poblado San Cayetano fue encontrada una playera con sangre que correspondió al perfil de la víctima.

De igual forma, fue indicado con base en un estudio elaborado en la penal de Tepic, en que se encuentra recluido, Julio César es una persona con un egocentrismo alto, que no acepta las consecuencias de sus actos.

Concluida la lectura de la resolución final, que seguramente será combatida por la defensa del sentenciado para que sea analizada por la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), las partes estuvieron de acuerdo en que no se efectúe una nueva audiencia para explicación de la sentencia.

– Con la dispensa –respondió Julio César, acorde con lo marcado por sus defensores.

Y luego solicitó copia del audio y video de la audiencia, como también lo pidieron los demás intervinientes.

La audiencia finalizó a las 5:23 de la tarde.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com