La Judea cora, tradición de casi tres siglos

*Evangelizador jesuita en la Sierra del Nayar registró por escrito la singular expresión de catolicismo, observada en la Cuaresma de 1739

0

En la presente Cuaresma se cumplen al menos 284 años de la Semana Santa cora, la Xumuábiiika.

Reflejo de sincretismo religioso, la Judea de la sierra nayarita está a punto de cumplir los primeros tres siglos, hoy a cargo de los centuriones y con la intensa participación de “borrados” o judíos, capitanes, fariseos, moros, demonios blancos y negros, “perritos”, dobles de Cristo…

Anuncio

El antropólogo tepiqueño Francisco Samaniega refiere que en 1745 el jesuita Jacomo Doye dejó un primer registro escrito acerca de la conmemoración de la Semana Santa en el pueblo cora de Santa Teresa, que él llamaba Quaimaruzi y cuya evangelización le correspondía:

“… Por  la quaresma del año 1739, viendo ya estos neóphytos míos tan sujetos a la ley de su christiandad, que confessavan sus pecados, mejor de lo que havían hecho los años antecedentes, y assí dispuestos muchos de ellos a hacerse christianos por entero, reciviendo el sanctíssimo cuerpo de nuestro Señor divino, procuré desarraigar, de sus corazones, el affecto que les podía haver quedado a su antiguo Tatequat de Quaimaruzi, convirtiendo el lugar de su diabólica superstición en un santo calvario.

“Erigí, en el mismo, tres cruces bien altas, que se miran desde el llano del pueblo, siendo la más eminente la de nuestro Redemptor. Estrenóse el nuevo calvario con la processión de aquel Viernes Santo, la que se ha, exemplarmente, continuado, los años siguientes, con tanta effusión de sangre que iba teniendo las plantas de mis pies, de la que quedava encharcada en la tierra y pegada a las piedras por donde havíamos de subir y bajar, siendo todo el camino de las estaciones más que de media legua. Y puedo decir que las penitencias de estos neóphytos suelen llegar al exceso, que conocí en algunos de los flagelantes desmayados.

“Omito otros acaecimientos menos notables que pudieran ser de edificación y estímulo a los que se sintieran movidos de Dios a procurar la entera conversión de estos nayaritas (…)

“Que, con eso, esperamos vaya creciendo y conservándose, para mayor gloria de Dios y eterna salvación de estas povres almas”.

Al decir de Samaniega, la Judea cora inició “tras años de imposiciones y muy primigenios sincretismos”. Mas ¿por qué se habla de 284 años si el contacto entre religiosos europeos y pueblos originarios del hoy Nayarit inició en 1525, hace casi medio milenio?

Pues porque la conquista militar de la Sierra del Nayar por la Corona española (la llamaron “reducción”) tuvo lugar hasta enero de 1722, apenas diecisiete años antes de las expresiones religiosas que narró el evangelizador flamenco Jacome Doyer. Casi al mismo tiempo que los “presidios” militares, en la serranía se instalaron las misiones religiosas a cargo, primero, de los jesuitas, y a la expulsión de estos, de los franciscanos.

El investigador Jesús Jáuregui precisa que “la Judea o Semana Santa Cora es una práctica cultural que se realiza en la región Cora Alta de Santa Teresa, Dolores, Mesa del Nayar, San Francisco y Jesús María; así como de la Cora Baja, como San Juan Corapan, Presidio de los Reyes, Mojocuautla, Rosarito, San Juan Bautista, San Blasito, Huaynamota, en el estado de Nayarit”.

Muy extendida la tradición naye que, al cabo de casi tres siglos, no tiene visos de perder vitalidad.

FOTOS: Christian Ruano / Hugo J. Cervantes Nayar Foto / Ntv