Dos personajes nacidos un día como hoy: Obispo de Tepic que llegó a cardenal, otro, autor del escudo de armas

*Adolfo Suárez ayudó a restablecer las relaciones entre la Santa Sede y el Estado mexicano; Julio Casillas Larios acudió a la Academia de San Carlos y además fue caricaturista.

0

Afortunada coincidencia: en la misma fecha, 9 de enero de 1927, nacieron un sacerdote que llegó a Obispo de Tepic, luego a Cardenal, Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), y un destacado pintor, familiarizado con la temática indígena, además de respetado servidor público por muchos años.

Adolfo Suárez Rivera

Anuncio

El primero de ellos, Adolfo Antonio Suárez Rivera, nació en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en cuyo Seminario Conciliar inició sus estudios sacerdotales, los continuó en el Seminario Arquidiocesano de Xalapa y los concluyó en el de Montezuma, Nuevo México, Estados Unidos. Posteriormente, cursó en Roma la Licenciatura en Teología y fue ordenado sacerdote en dicha ciudad el 8 de marzo de 1952.

Al regresar a su diócesis fue nombrado Director espiritual y profesor del Seminario de San Cristóbal de las Casas; fue Oficial mayor y Secretario Canciller de la Curia diocesana, entre otras responsabilidades y luego fungió como párroco San Bartolomé, Venustiano Carranza (Chiapas), de 1968 a 1971.

El 14 de mayo de 1971, el papa Paulo VI lo nombró Obispo de Tepic y fue consagrado el 15 de agosto del mismo año por Carlo Martini, Delegado Apostólico en México.

Se desempeñó como pastor de la Iglesia en Tepic casi nueve años; el 8 de mayo de 1980 el papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de Tlalnepantla, una de las diócesis católicas más pobladas de América Latina, y el 8 de noviembre de 1983 se convirtió en el décimo Arzobispo de Monterrey, cargo que oficialmente asumió el 12 de enero siguiente.

Durante su gestión convocó al Primer Sínodo de la Arquidiócesis; también promovió la creación de la Diócesis de Nuevo Laredo. Desempeñó el cargo de Administrador Apostólico de la Diócesis de Ciudad Victoria.

En la CEM fue designado para diversos cargos, entre ellos el de Presidente por dos períodos (1988-1994). Con este carácter fue el principal artífice, ante el Gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari, de las reformas a los artículos 3º y 130 constitucionales, consideradas por la jerarquía católica como el primer logro para el proceso de restauración de la libertad religiosa en México, además de contribuir a que en 1992 se restauraran las relaciones diplomáticas entre el Estado mexicano y la Santa Sede.

En el Consejo Episcopal Latinoamericano ocupó diversos cargos y en la Santa Sede fue miembro agregado de la Congregación para los Obispos (1979-1983) y Delegado de nominación pontificia para el VI Sínodo General de los Obispos (1983).

Juan Pablo II lo designó miembro del Colegio Cardenalicio de la Santa Iglesia en el Consistorio del 26 de octubre de 1994 y le impuso el birrete cardenalicio el 26 de noviembre; se retiró como Arzobispo de Monterrey el 25 de enero de 2003, tras cumplir la edad reglamentaria de setenta y cinco años. Falleció el 22 de marzo de 2008 en Monterrey.

Julio Casillas Larios

Nació en Ahuacatlán, Nayarit; pintor autodidacta y autor del escudo de armas de la Ciudad de Tepic.

De acuerdo con un resumen biográfico de Enrique S. De Aguinaga, Julio Casillas Larios, con trece años de edad, partió a la Ciudad de México, donde cursó la Secundaria y la Preparatoria; asistió además como oyente a cursos y talleres en la Academia de San Carlos, lo cual le permitió perfeccionar su técnica en la pintura, el dibujo y la caricatura, sus pasiones infantiles.

En la capital del país permaneció aproximadamente siete años y en 1947 se encontró en Tepic, donde continúa su actividad pictórica, la cual combinó con diversas labores para su sostenimiento económico: retocador en el Estudio Fotográfico Rivera, rotulista de una empresa cervecera en el sur de Sinaloa y el norte de Nayarit, así como en diferentes puestos en la administración pública estatal por sesenta y tres años.

Su arte, reflejado sobre todo con óleo sobre tela, ha sido admirado por diversos públicos: la primera vez en 1970, como parte de una exposición colectiva en el hotel Plaza de Acaponeta, Nayarit. En 1974 fue seleccionado para que realizara una obra mural, en el entonces edificio del Instituto Nayarita de Protección a la Infancia (hoy DIF), donde plasmó una familia indígena.

En 1977 y 1978 participó en las exposiciones colectivas del Primero y Segundo Salón de la Plástica Nayarita, así como en exposiciones individuales en el Palacio de Gobierno estatal, en Café y Arte Xiecá de la capital nayarita y en la Galería Uno de Puerto Vallarta, Jalisco.

En 1995 expuso en el Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, en la Ciudad de México, y al año siguiente en el Museo de Artes Visuales Aramara de Tepic, al igual que en 1998. Don Julio Casillas Larios falleció en Tepic el 2 de enero de 2016.