VÍDEO: Con un penacho, papa Francisco pide perdón a indígenas de Canadá

* Durante el siglo 20, miles de niños indígenas fueron arrancados de sus familias e internados en instituciones católicas, donde muchos sufrieron maltratos. El Santo Padre ha viajado a Canadá para disculparse.

El papa Francisco pidió perdón «por el mal que tantos cristianos hicieron a los indígenas» durante la colonización y por la «cooperación» e «indiferencia» de la Iglesia católica, durante su visita a la localidad de Maskwacis, donde se encontraba uno de los mayores internados en los que el Estado canadiense organizó los procesos de «asimilación» de los niños de los pueblos originarios.

Desde finales del siglo 19 y hasta la década de 1990, el gobierno de Canadá envió a unos 150 mil niños indígenas a internados gestionados por la Iglesia, donde se les separó de sus familias, su lengua y su cultura. Muchos padecieron abusos físicos y sexuales por parte de directores y profesores, y se cree que más de 4 mil murieron de enfermedades, desnutrición o abandono. Una delegación de indígenas viajó al Vaticano en abril de este año para reunirse con el papa, quien se disculpó formalmente por ese pasado. Esta vez fue el pontífice argentino quien viajó a Canadá para disculparse nuevamente sobre territorio canadiense, ya que para los sobrevivientes y sus familias la tierra de sus ancestros tiene particular importancia.

«Decirles, de todo corazón, que estoy profundamente dolido: pido perdón por la manera en la que, lamentablemente, muchos cristianos adoptaron la mentalidad colonialista de las potencias que oprimieron a los pueblos indígenas», dijo el Santo Padre sentado entre los representantes de los jefes de los pueblos originarios y ante más de 2 mil personas, entre ellas muchas víctimas de estos internados.

También deseó que su presencia sirva a «trabajar juntos, para que los sufrimientos del pasado dejen el lugar a un futuro de justicia, de sanación y de reconciliación», antes de agregar que esta visita no es un punto de llegada, sino de partida para este proceso.

Canadá está abriendo paulatinamente los ojos ante este pasado calificado como «genocidio cultural» por una comisión nacional de investigación. El descubrimiento de más de 1.300 sepulturas anónimas en 2021 cerca de dichos centros, provocó una ola de conmoción. El gobierno canadiense indemnizó con millones de dólares a antiguos alumnos y se excusó oficialmente hace 14 años por haber creado estas escuelas para «matar el indígena en el corazón del niño».