Dos sacerdotes jesuitas fueron ultimados a balazos en su propia iglesia en Chihuahua

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló que la madrugada del lunes fueron asesinados a balazos dos sacerdotes jesuitas en la comunidad de Urique en el estado de Chihuahua cuando, al parecer, intentaron intervenir para evitar el asesinato de otra persona.

De acuerdo a la información que dio el propio presidente, un grupo de hombres armados persiguió a un hombre que intentó refugiarse en la iglesia de este lugar hasta donde lo siguieron y le dieron muerte.

Los dos sacerdotes estaban en el templo y al escuchar el ruido intentaron intervenir para impedir que se llevara a cabo el crimen pero también fueron ultimados por el grupo de hombres armados revelan medios locales.

El mandatario federal precisó que “parece que se tiene ya información sobre los posibles responsables de estos crímenes”, reconoce que son zonas conflictivas con mucha presencia de la delincuencia organizada.

Imagen