Si eres menor de 18 años eres un niño según la ONU y hoy es el Día Internacional de la Infancia

Para Pierre de Bérulle, la infancia era » el estado más repugnante y miserable de la naturaleza humana, solo superado por el de la muerte». Así lo aseguraba este clérigo francés en el siglo XVII.

El hecho de que hoy en día, y cada 1ro. de junio, el mundo celebre el Día Internacional del Niño o Día Internacional de la Infancia, es resultado de un largo proceso histórico, en el que, por así decirlo, hubo primero que inventar la infancia. Y esto no sucedió al mismo tiempo, ni del mismo modo, ni con los mismos resultados, en todas partes del mundo.

En la Europa del siglo XVI, a los niños aún se los entendía como seres que debían ser redimidos por los adultos, así como Jesucristo redimió a todos los cristianos, según la concepción cristiana del mundo.

Desde la antigüedad hasta el siglo XVIII, los niños eran vistos, esencialmente, como adultos defectuosos, explica Colin Heywood, profesor emérito de la Universidad de Nottingham, en su fundamental obra «La historia de la infancia».

La imagen de la infancia solo cambió con el período romántico del siglo XIX: los poetas y pensadores de esta época, que surgió como un movimiento contrario a los ideales racionales de la Ilustración, idealizaron a los niños como inocentes, mucho más cercanos a la naturaleza que los adultos.

Para los representantes del romanticismo, la naturaleza era un lugar de añoranza al cual podían retirarse y con el que querían estar en armonía. Eso también cambió la visión sobre la infancia como un momento para crecer bajo el cuidado y la protección adulta.

En el siglo XIX, en la Inglaterra victoriana, esta visión de los niños se idealizó aún más: los más pequeños eran considerados angelitos y no se les permitía ser otra cosa, según Heywood. A los niños de esa época no se les permitía tener una opinión propia, contradecir, involucrarse políticamente. Y tampoco se les reconocía el derecho a la integridad corporal. Pegar a los hijos propios no fue un delito punible en Europa hasta bien entrado el siglo XX.

Nacimiento del movimiento por los derechos de los niños

No fue sino hasta la década de 1980 que comenzó a aparecer en Europa y Norteamérica el llamado concepto o enfoque «de agencia», que incluía a los niños como actores, como personas con sus propios intereses y perspectivas, diferentes pero igual de válidas que las de los adultos.

Este enfoque también dio origen al movimiento por los derechos del niño: desde 1992, está en vigor la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, un tratado internacional que reconoce y obliga a los Gobiernos a respetar los derechos humanos de los niños y las niñas, definidos como personas menores de 18 años: su especial necesidad de protección y su derecho al libre desarrollo como seres humanos independientes.

El «concepto de agencia” se ha vuelto aún más popular en los últimos años, gracias al movimiento «Fridays for Future”, en el que principalmente personas en edad escolar se comprometen con el clima. Greta Thunberg, quien fundó este movimiento de protesta global, tenía solo 15 años cuando comenzaron las manifestaciones en 2018. Y se convirtió en el ícono de un movimiento global de muchos jóvenes que exigen el compromiso de la política con la protección del clima y la acción ecológica basada en la ciencia.

En Alemania, esto se tiene cada vez más en cuenta: ya en enero de 2021, el Gabinete del entonces Gobierno federal —una coalición de cristianodemócratas y socialdemócratas— hizo esfuerzos para modificar la Constitución, a fin de fortalecer también en ella los derechos de los niños:

«Los derechos constitucionales de los niños, incluido su derecho a convertirse en personalidades independientes, deben ser respetados y protegidos. Se debe tener debidamente en cuenta el interés superior del niño. Se debe proteger el derecho constitucional de los niños a ser escuchados. La responsabilidad fundamental de los padres no se ve afectada».

Sin embargo, en la votación de la ley, faltaron votos de otros partidos para lograr la mayoría de dos tercios requerida para los cambios a la Ley Fundamental. Ahora, el nuevo Gobierno de socialdemócratas, ecologistas y liberales ha estipulado, en su acuerdo de coalición, que hará un nuevo intento.

Dos días mundiales de los niños y las niñas

Sobre la importancia de fortalecer los derechos de los niños y las niñas, de los que hoy en día se habla también con enfoque de género, escriben Claudia Kittel y Sophie Funke, del Instituto Alemán de Derechos Humanos. En un artículo para la Agencia Federal para la Educación Cívica, insisten, entre otras cosas, en que los niños y las niñas siguen siendo subestimados: A menudo, dicen, «se les niega la capacidad de ejercer sus derechos por sí mismos, ya que no pueden prever las consecuencias de las decisiones involucradas».

Además, los «derechos fundamentales de los niños y los jóvenes todavía no se tienen suficientemente en cuenta en muchas decisiones importantes de la política, la administración y el poder judicial», agregan.

En línea con esto, UNICEF Alemania ha elegido el lema para el Día Mundial de la Infancia de este año: «Juntos por los derechos de niños y niñas». Y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia publicó el siguiente llamamiento en su sitio web: «Junto con el Fondo Alemán para la Infancia, hacemos un llamado a todos los responsables, desde los padres hasta las escuelas, desde los políticos y la administración hasta las empresas, para trabajar más duro junto con niños, niñas y jóvenes, para hacer realidad sus derechos».

UNICEF planeó para ello varias campañas, que no se llevarán a cabo sino hasta noviembre. Porque el Día Mundial de la Infancia se celebra en diferentes países en fechas tan diferentes, como diferentes son todavía las ideas que existen sobre la infancia y los niños en diferentes regiones del mundo.

Las Naciones Unidas celebran el Día Internacional del Niño el 20 de noviembre, por la fecha en la que se adoptó la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, en 1989.

China, Rusia y varios países de Europa del Este, o Cuba, como la antigua RDA, sin embargo, celebran el Día del Niño el 1 de junio. ¿Pero, son suficientes dos días? La historia muestra que ya se ha logrado mucho, pero aún queda mucho por hacer.