Una joven sufre para reconocer violencia familiar…¡agresor le mordió un dedo!

* Además de vincularlo a proceso, juez de Control le dictó la prisión preventiva, recluido en la penal de Tepic.

El miércoles 24, un sujeto identificado como Fabián “N” le puso una grita a su pareja -“¡no haces nada bien, no me haces caso!”-, una joven con quien tiene dos niños, y hasta le mordió un dedo de la mano izquierda y le causó lesiones en cuello.

Fabián fue detenido ante el reporte de violencia familiar y este viernes se le formularon cargos ante un juez de Control por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Precisamente ahora se conoció que Fabián ya tiene una causa penal iniciada el año pasado, para no variar por violencia familiar en agravio de otra persona, y que hay un reporte similar, que aún no es turnado al juez, donde la víctima es la mujer que hoy nos ocupa y que asistió a la audiencia de control de detención y, posteriormente, de auto de vinculación a proceso.

La joven parece estar viviendo un shock, principalmente para reconocer que ha sido victima de violencia familiar y que no es algo aceptable. Por ejemplo, se precisó que ella se resistió para ser valorada psicológicamente, aunque ahora de viva voz dijo que sí acudirá al área de psicología.

Por momentos con lágrimas en los ojos, la joven varias veces tomó la palabra para señalar que es la primera vez que Fabián le pone la mano encima, y que el reporte donde se le menciona como víctima debería corresponder no a ella, sino a un familiar.

Mientras la agencia del Ministerio Público y una asesora de víctima consideraron ante el juez de Control que debía dictarse la prisión preventiva contra Fabián, robustecido por el antecedente de violencia familiar, la agraviada manifestó que no quería proceder contra él, sino que prefería que únicamente se le prohibiera acercarse –ella ya vive con sus padres- y que cumpla con una aportación económica para mantener a sus menores hijos.

Lo anterior mereció que durante la audiencia se abordara el hecho de que además de la violencia física, existe una violencia moral que aún no advierte la muchacha, por la dependencia económica respecto a su agresor.

El individuo y su defensor público habían solicitado una medida cautelar diversa. Fabián aseguró que en la primera causa penal hay una suspensión condicional del proceso, que asiste a un grupo de alcohólicos anónimos y de terapia de psicología en grupo, precisamente para mejorar su comportamiento.

Además de vincularlo a proceso, el juez de Control le dictó la prisión preventiva, recluido en la penal de Tepic, y que será revisada el próximo 24 de diciembre.

Durante el desarrollo de la audiencia quedó claro el apoyo profesional que necesita la joven, primero para que entienda lo que está pasando, el ciclo de violencia familiar que no es fácil de reconocer.

 

 

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com