Nueva variante se llama Omicrón y es considerada «de preocupación»

A lo largo del verano nórdico se escuchó relativamente poco acerca de nuevas variantes del SARS CoV-2. La variante delta, altamente contagiosa, y la subvariante AY.4.2 (también conocida como delta +), se impusieron en muchas partes del mundo sobre otras mutaciones.

Ahora, el verano nórdico ha quedado atrás, y la tasa de contagios se ha disparado en estas latitudes. Pero, en el hemisferio sur, donde el verano recién comienza, las infecciones deberían en realidad reducirse o permanecer estables, debido a las temperaturas más altas.

Sin embargo, en Sudáfrica los contagios aumentan rápidamente en la actualidad. Sobre todo en la región de Gauteng, donde se encuentra Johannesburgo, la incidencia es de más de 1.000.

Eso podría -aunque no necesariamente es así-, tener relación con una nueva variante, registrada por primera vez el 11 de noviembre en Botsuana, al norte de Sudáfrica.

Entretanto, la nueva variante B.1.1.529 también fue detectada en Sudáfrica y en Hong Kong, en el caso de un viajero que había estado previamente en territorio sudafricano. Esta nueva variante preocupa a los investigadores porque presenta un «número extremadamente alto de mutaciones”. Concretamente: 32 mutaciones en su proteína de espiga.