Cuarta ola genera cierres parciales en algunas zonas de alemania

El estado alemán de Sajonia, con las cifras de COVID-19 más elevadas del país, decretó este viernes (19.11.2021) el cierre parcial de la vida pública a partir del próximo día 22 y durante tres semanas, tanto para los vacunados como para los que no lo están. «Vemos una dinámica peor de lo que conocíamos hasta ahora», declaró el primer ministro sajón, Michael Kretschmer, en una rueda de prensa retransmitida en directo, atribuyendo el aumento de las infecciones a la conocida como variante delta.

Las actividades culturales, deportivas y de ocio quedarán clausuradas, al igual que bares, clubes y discotecas, así como los mercadillos de Navidad, aunque los restaurantes permanecerán abiertos, con horarios reducidos, para vacunados y sanados. Hoteles y pensiones no podrán albergar a turistas, aunque sí podrán pernoctar en ellos quienes viajen por razones de trabajo.

Escuelas y guarderías seguirán funcionando, aunque a partir del 29 de noviembre está previsto que pasen a un modelo mixto en términos de presencialidad, por lo menos hasta las vacaciones de Navidad. Para acceder al comercio minorista -con la excepción de supermercados y farmacias- será necesario presentar un certificado de vacunación o de haber pasado la enfermedad.

Los contactos se verán además restringidos para los no vacunados, que solo podrán encontrarse cada vez con una persona que no pertenezca a su núcleo familiar. También les estará prohibido salir a la calle a entre las diez de la noche y las seis de la mañana en aquellos distritos en los que la incidencia acumulada a siete días pase de mil, que en estos momentos son tres.

Algunos expertos han estimado que será un diciembre negro para la salud alemana, pues los contagios podrían ir en incremento.