FOTOS: Una pared aterrorizó a una población en Noruega, por presencias «paranormales»

Una pared al interior de una iglesia en Oslo, Noruega, ha logrado aterrorizar a toda una población durante años. De acuerdo con las narraciones de los pobladores, lo que en ella se plasmó fue obra de un restaurador del siglo XX, que acudió a darle una segunda mano a los murales, donde aseguró, vivía el demonio.

Fue en 1940 cuando Gerard Gootas suplantó los murales santos que había en el templo y en ellos, pintó extrañas criaturas de formas indistinguibles, de ahí la leyenda que aterrorizó a la población entera.

Casi ochenta años después, expertos aseguran que esta pared a la que tantas personas, temieron, fue una intervención artística del hombre cuyo único trabajo era restaurar lo que había en el interior.