«Teníamos el agua en el cuello», sobreviviente narra experiencia tras su rescate en las aguas del río Acaponeta

Virginia dijo estar muy agradecida con los elementos federales y con Dios, a quien se encomendó al pensar que eran sus últimos minutos de vida...

Las historias de supervivencia tras el paso de «Pamela» y sus estragos en Nayarit ya comienzan a aparecer. La noche de este jueves (14.10.2021) una mujer que quedó atrapada por las aguas del río Acaponeta, narró su experiencia en exclusiva para el periodista Antonio Tello, en el programa Noticias por la noche transmitido por 8NTV.

La imagen de Virginia Gutiérrez y sus acompañantes, quienes quedaron varados en la parte superior de una camioneta, dio la vuelta al mundo a través de distintas redes sociales. La mujer oriunda del estado de Michoacán, dio testimonio de estos momentos en los que tuvo que salvar la vida, auxiliada por elementos de la Guardia Nacional.

A bordo de cinco personas, la camioneta en la que viajaba iba con dirección a Tijuana cuando sucedió la tragedia. Virginia afirma que no hubo advertencia por parte de personal de la caseta de cobro, sin embargo, ellos ya sabían sobre el Huracán Pamela.

«Íbamos atravesando la pista por la carretera. Pasamos y de repente el río fue creciendo y creciendo, vimos que se volteó un trailer, se empezaron a arrastrar carros. A nosotros también nos arrastró como treinta metros adentro. Creció y creció el agua, ya teníamos el agua hasta el cuello».

La mujer explicó que fue después de dos horas cuando llegaron integrantes de la Guardia Nacional para brindarles auxilio a ella y cuatro acompañantes más. Los momentos de tensión fueron creciendo, sin embargo, Virginia dijo estar muy agradecida con los elementos federales y con Dios, a quien se encomendó al pensar que eran sus últimos minutos de vida.

«La camioneta se quedó allá atrapada. Fue pérdida total las pertenencias y lo que quedó adentro. No sabemos si la autopista y el seguro lo vayan a recuperar, pero lo importante es que no nos pasó nada», narra.

Esta noche Virginia duerme en la ciudad de Guadalajara, agradecida por haber sobrevivido a las fuertes corrientes del Acaponeta, que al día de hoy mantiene varias comunidades incomunicadas y bajo el agua.