Tras la batalla lo encontraron sin vida y españoles mandaron colgar y azotar su cuerpo

Es José María Mercado el héroe de la Independencia en Nayarit, pero está casi en el olvido

El cuerpo inerte del sacerdote de veintinueve años casi no se movió con el primer azote pero vinieron varios más. Aquel 1 de febrero de 1811, las autoridades del puerto de San Blas se mostraban satisfechas, entre ellas el cura Santos Verdín, quien organizó y ejecutó la noche anterior una exitosa asonada contra el jefe insurgente.

¿Cuál fue el pecado de José María Mercado para merecer castigo aun después de muerto? Nada menos que cambiar el ministerio divino por el de las armas en la lucha por la independencia de la entonces Nueva España, así como dejar su parroquia de Ahualulco, hoy estado de Jalisco, para cumplir órdenes de Miguel Hidalgo y tomar tanto la ciudad de Tepic como el estratégico San Blas.

Desde el 13 de noviembre de 1810 José María corrió el riesgo y pocos días después aceptó gustoso el nombramiento de Comandante General de las Armas del Poniente, otorgado por el Padre de la Patria.

Mercado había nacido el 13 de julio de 1781 en Teúl, localidad de la Provincia de Zacatecas; tuvo la oportunidad de realizar estudios avanzados fuera de su localidad e ingresó en el Seminario de Guadalajara; en la misma ciudad fue profesor del Colegio Clerical, antes de recibir la encomienda de la parroquia de Ahualulco.

Al frente de voluntarios cuyo número creció conforme avanzaba, cumplió exitosamente la instrucción de Hidalgo de tomar Tepic y San Blas para la causa insurgente; en este puerto capturó 42 cañones que envió a su comandante en jefe, aunque de manera infructuosa, pues ante la proximidad de refuerzos realistas fueron arrojados a la profundidad en Plan de Barrancas.

Durante su permanencia en San Blas del 1 de diciembre de 1810 al 31 de enero de 1811, el cura Mercado declaró el embargo de bienes europeos y la orden de que los empleados de la Real Hacienda y las iglesias rindieran cuentas a los insurgentes. También envió tropas para combatir en varias zonas de la serranía del Nayar.

La noche de aquel 31 de enero, fue sorprendido en el Cerro de la Contaduría por elementos de la marina radicados en el puerto y azuzados por el cura Verdín; a la mañana siguiente, al fondo de un barranco, apareció el cuerpo de Mercado.

Durante su posterior incursión en esta zona de la Nueva España, el general realista José de la Cruz diezmó a la insurgencia y a sus partidarios; entre el 12 y el 14 de febrero, fue fusilado en Tepic Juan José de Zea y su cadáver fue colgado en la salida de Guadalajara; también fusilaron al padre del cura Mercado.

Fuera de Ahualulco (hoy de Mercado) y San Blas, poco se ha hecho en memoria del sacerdote insurgente. En Tepic, uno de los cinco tramos de importante vialidad lleva su nombre (los otros tramos se denominan Canal, Calzada del Ejército, Alhóndiga de Granaditas y Eucalipto); además, la plazoleta del Tribunal Superior de Justicia del Estado, ubicada en la esquina de la avenida Juárez y calle Zacatecas, se llama José María Mercado.

Escuelas de nivel básico de la capital y otras localidades de Nayarit también recibieron esa denominación; no obstante, es necesario realzar aun más la aportación de aquel joven sacerdote a la causa independentista en estas tierras.