Presidente de Filipinas dice que no le importa que pierdan la vida los renuentes a vacunarse

"Para lo que me importa, se pueden morir en cualquier momento" dijo el mandatario.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha provocado una ola de reacciones por sus políticas en torno al tratamiento de la pandemia en su país, la más reciente son sus declaraciones respecto a las personas que se niegan a aplicarse la vacuna.

«Si no quieren ayudar poniéndose la vacuna, no salgan de sus casas. Se las vamos a dar (las vacunas) a las personas que las quieran. Aquellos que no la quieran, para lo que a mí me importa, se pueden morir en cualquier momento», dijo el mandatario.

También advirtió que quienes no tengan la vacuna no podrán salir de sus casas: » Si salen, le diré a la policía que los regresen a sus hogares. Serán escoltados de vuelta a sus casas, porque son transmisores andantes».

Además amenazó con prisión a quienes no acaten estas medidas:

«Les estoy diciendo, esas cárceles de la policía son asquerosas y fétidas. Si se rehúsan serán arrestados. Vacúnense o le ordenaré a los jefes de las localidades que tengan un registro de las personas que se rehúsan a vacunarse, porque si no les pondré una inyección de ivermectina que se usa para los cerdos», expresó.