Arrojó a sus hijas al fondo del mar como un acto de violencia hacia su esposa, sospecha policía española

El cuerpo de una de las niñas fue encontrado en el fondo del océano amarrado al ancla del bote de su papá.

Desde hace semanas, la gente en España se mantiene al tanto del caso de Tomás Gimeno, quien secuestró a sus dos hijas Anna de 6 y Olivia un año de edad y, según teorías de la policía, las ató a un ancla y las arrojó al mar en un arranque de violencia contra su esposa.

La tragedia se comenzó a gestar el pasado 27 de abril, cuando desaparecieron Anna y su hermana Olivia y, en la actualidad, la policía teoriza que su padre, Tomás Gimeno de 37 años, quien se caracterizado por ser un hombre violento, las arrojó al mar con varios kilos de plomo atado al cuerpo.

Tras que se divorciara de su esposa, Beatriz Zimmermann, acordaron los días del cuidado de las niñas que le correspondía a cada uno.

El pasado mes de abril le tocó el turno a Tomás y esa fue la última vez que la madre vio a Olivia y Anna. A partir de ese momento, la policía empezó la búsqueda, sobre todo en el mar, porque Tomás tenía un barco en el que las cámaras de seguridad le vieron realizando movimientos sospechosos, con bolsas y colchonetas, entre otros objetos.

Pese a las sospechas de la policía, Beatriz calificó todo como un “teatro” de su ex pareja, confiaba en que todo estuviera bien porque no podía imaginarse que Gimeno pudiera hacer cosas tan “terribles” a sus propias hijas.

El jueves pasado, un buque oceanográfico encontró dos bolsas de lona atadas al ancla del barco de Gimeno, a mil metros de profundidad. En una estaba el cuerpo de la pequeña Olivia; la segunda estaba vacía, por lo que se sigue rastreando la zona en busca del cadáver de Anna y del padre.

 

Tomás Gimeno podría haber drogado a sus hijas antes de matarlas -

Niñas desaparecidas Tenerife: Un mes sin Anna y Olivia: machista y  posesivo, este es el retrato de Policía y amigos de su padre, Tomás Gimeno  | Marca

Niñas desaparecidas en Tenerife: hallaron objetos de Tomás Gimeno, el  padre, en el fondo del mar