Con sólo mover un dedo podrías descubrir una afección vascular grave, según la Universidad de Yale

De acuerdo a investigaciones realizadas por la Universidad de Yale y publicados en The American Journal of Cardiology con una sencilla prueba con la mano se podría descubrir la posibilidad de desarrollar un aneurisma aórtico ascendente que podría ser fatal.

Un aneurisma aórtico, regularmente no presenta síntomas, por lo que la mayoría de las personas puede no saber que la tiene.

La prueba consiste en extender la mano con la palma hacia arriba y alargar lo más que se pueda el pulgar en dirección al dedo meñique.

Si el pulgar llegue hasta el centro de la mano es normal pero, si el dedo pulgar logra cruzar el borde de la mano del otro lado podría ser un signo de un aneurisma aórtico.

De acuerdo con los autores del estudio, el hecho de poder mover el pulgar de esa forma, podría ser una señal de que los huesos largos del paciente están demasiado estirados y sus articulaciones están laxas, pudiendo ser indicativo de una enfermedad del tejido conectivo en todo el cuerpo, incluida la aorta.

Esta prueba no es un diagnóstico de padecer este problema pero indican una  «alta probabilidad de albergar un aneurisma».