Una historia real de un noviazgo con violencia extrema, repetida

* Atrás de la imagen juvenil de Fernando había alguien que fue aislando a su novia de sus amistades, le prohibió salir, y estuvo a punto de quitarle la vida.

Apenas clareaba una mañana de octubre del 2019 cuando los servicios de emergencia fueron avisados de una joven que había sido atacada en una colonia de la zona poniente de Tepic, lesionada con arma blanca en el cuello, según informaron medios de comunicación.

Su vida estuvo en peligro. Los policías, paramédicos y familiares la encontraron en una calle, con sangre en el cuerpo, aterrada. También estuvo a punto de ser estrangulada.

Afortunadamente se ha recuperado física y emocionalmente, con apoyo profesional.

A más de año y medio de distancia, el caso tiene vigencia porque se encuentra en juicio oral ante un Tribunal de Enjuiciamiento conformado por tres jueces, en el Centro Regional de Justicia Penal en Tepic.

Pero el asunto cobra importancia porque puede reconstruirse la actitud que tuvo durante días previo al ataque, e incluso años, el presunto responsable, Fernando “N” “N”, ex novio de la víctima, y que bien podría tomarse en cuenta al interior de las familias para cuidado de sus hijas. El individuo, que aún no llegaría a 25 años, se encuentra recluido en la penal de Tepic.

Hay una constante: el fuerte control que ejerció sobre su novia y que pretendió seguir incluso cuando ella ya lo había terminado. Él, pues, continuó acosándola.

Y es aquí cuando quizás en las familias deba ponerse atención y considerarse la posibilidad de que puede ocurrir un ataque, como ha sucedido en otros casos y, lamentablemente, se ha llegado al feminicidio.

Es decir, identificar los modos de conducta que orienten que una relación se ha tornado peligrosa.

Según los datos recogidos, atrás de la imagen juvenil de Fernando había alguien que fue aislando a su novia de sus amistades, le prohibió salir, quería que sólo estuviera con él, y que si bien pareció que aceptaba la terminación del noviazgo en buenos términos, en realidad preparó un ataque con la intención de hacerle daño extremo. Ella tuvo la fuerza para defenderse y señalarlo. La aprehensión fue posible unos días después.

Se cree que en los próximos días podría conocerse el fallo de los jueces. Mientras la defensa del imputado apela a su inocencia, la Fiscalía General del Estado (FGE) espera que se le condene por diversos delitos.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com