Cohete chino amenaza con estrellarse contra la Tierra en unas horas más, el Pentágono lo rastrea

Las probabilidades de que los escombros caigan sobre zonas pobladas son casi nulas, afirma el Comando de Control Espacial de los Estados Unidos.

El cohete de origen chino Long March 5B de 22 toneladas de peso, se encuentra a la deriva en el espacio y se calcula reingrese a la tierra alrededor del 8 de mayo sin que se tenga precisión de dónde caerá el pesado aparato y debido a que, aunque mínima, es una amenaza, el Pentágono de Estados Unidos lo rastrea a efecto de que prevenir al lugar donde pudieran impactar los escombros.

De acuerdo a un comunicado del portavoz del Departamento de Defensa, Mike Howard, asegura que el Comando Espacial de Estados Unidos está rastreando la trayectoria del cohete pues no se ha podido precisar el punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra, lo cual podría saberse en las próximas horas cuando se produzca su reentrada.

El Escuadrón de Control Espacial número 18 de EE.UU. proporcionará actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete a través del sitio web Space Track, agregaron los medios.

El tamaño del aparato que vuela descontrolado en el espacio sí representa una eventual amenaza, aunque los más probable es que impacte en el Océano Pacífico y es mucho muy poco probable que caiga sobre áreas pobladas.