De vendedor de pescado a pastelero, joven nayarita se reinventa gracias a la pandemia

A un año de la pandemia, Nestor sigue con la pescadería y no soltará el nuevo trabajo...

A  su corta edad, Nestor le ha dedicado 20 años de su vida a atender una pescadería, un negocio familiar. Vender marisco fresco es su mayor ingreso económico. Con la llegada de la pandemia, las cosas se vieron muy complicadas.

«Pues al principio si fue difícil, mas porque se pagan empleados, rentas y las personas no querían salir. Nunca se dejó de vender pero si bajaron considerablemente las ventas, se optó por servicio a domicilio», dijo a NTV.

Lo que el virus no sabía, es que Nestor es un excelente decorador de pasteles y aprovechó la pandemia para ponerle empeño a realizar hermosas creaciones para que las personas festejaran su cumpleaños en casa.

«Hace tiempo yo me dedicaba a realizar pasteles y dije, bueno pues a raíz de la pandemia pues si no sale de aquí de allá, le puse empeño a aquello, fue funcionando gracias a Dios, a lo mejor no como se espera pero se adecuo para personas, entonces conforme el cliente lo vaya pidiendo. Ya ahorita y me dan mas ganas de irme a los pasteles, gracias a Dios que si ha funcionando muy bien, igual el negocio aquí queda», concluyó.

A un año, Nestor sigue con la pescadería y no soltará el nuevo trabajo que la pandemia le trajo, esperando que pronto, puedan recuperar ventas y clientes.