Para el presidente, Félix significa una prueba difícil

* No se trata solo de mantener a Saldado Macedonio como candidato, sino de darse cuenta, el presidente, de una de sus dificultades: recomponer cuando algo está mal.

El caso Félix Salgado Macedonio, candidato al Gobierno del Estado de Guerrero por MORENA y quien es señalado como probable responsable de violación sexual a mujeres, representaría una encrucijada para el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Más que una frase ocurrente, su “ya chole” con el asunto confirmaría que no es algo de lo que quiere hablar.

Que Salgado Macedonio se mantenga como candidato depende de la decisión del presidente, no de la dirigencia oficial de MORENA.

El asunto es en extremo sensible. Se presenta en un entorno de violencia constante en el país, donde muchas de las víctimas son mujeres y menores de edad.

No hay duda que Félix Salgado cuenta con el visto bueno de López Obrador, sin embargo, si las protestas aumentan o si avanzaran las denuncias penales, el presidente podría verse forzado a entrar a un escenario que no le gusta: cambiar de opinión y, en este caso, de candidato. Acaso eso significaría una derrota para alguien que no acepta equivocarse.

Si es Félix o Félix el abanderado de MORENA, el presidente reafirmará su sello. Sin embargo, se insiste, aquí no se trata de alguien que cometió una falta menor, sino presuntamente implicado en delitos sexuales.

López Obrador ha dejado constancia de que sus decisiones suelen ser acatadas. Por ello estaríamos en un momento incómodo para él, si llega el caso de que Salgado Macedonio quedara fuera de la contienda electoral.

En el hipotético de que Félix tuviera que ser reemplazado, podría ser quien medio salve al presidente, justificando hacerse a un lado para encarar las denuncias.

En los últimos días, numerosas personas publicaron el mensaje “presidente, rompa el pacto”, en alusión a la relación que tiene con Salgado.

A estas alturas posiblemente no se trata solo de mantener a Félix como candidato, sino de darse cuenta, el presidente, de una de sus dificultades: recomponer cuando algo está mal.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com