Parecía el crimen perfecto…

* Se reportó una desaparición, pero su pareja trastabilló y terminó por confesar cómo sucedió el homicidio.

El joven Essau Jazmani “N” “N”, de unos 20 años, fue presentado el martes nueve ante un juez de control como probable responsable de los delitos de homicidio calificado y el vinculado a desaparición de persona, mientras que este miércoles se haría lo propio respecto a su mamá Lizette Lorenn “N” “N”, originaria de Canadá, a quien se atribuye coparticipación de desaparición de persona.

La víctima es Raúl Torres Barrera, quien era policía en el Estado de México, pareja de Lizette y padrastro de Essau.

La canadiense y su familia pretendieron hacer creer que Raúl había desaparecido mientras vacacionaban en Nayarit, cuando lo cierto es que había muerto a manos de Essau, con disparos de arma de fuego y acuchillado, en el interior de una casa en el municipio de Bahía de Banderas.

Lizette necesitaba una coartada y habría tenido comunicación con un colectivo que busca a personas desaparecidas para solicitar su apoyo. Incluso, producto de su versión, a finales de enero la Fiscalía General del Estado (FGE) reveló públicamente una fotografía de Raúl Torres con miras a conocer su paradero.

Para entonces nadie imaginaba que el cuerpo de un hombre encontrado el cuatro de enero en un canal cerca de San Vicente, era el de Raúl. Su muerte habría ocurrido uno o dos días antes.

Se deduce que Lizette ya se encontraba en el Estado de México pero tuvo que volver a Nayarit para cumplir con diligencias oficiales. Fue entonces que se detectaron contradicciones al referirse a los hechos y terminó por confesar que fue su hijo quien cometió el homicidio, delante de otros familiares, entre los que habría menores de edad.

Presumiblemente la canadiense sufría violencia familiar por parte de su pareja, acaso motivo aparente para que Essau comprara una pistola y cometiera el homicidio.

Según datos recogidos, el martes durante la audiencia de formulación de imputación por parte de la Fiscalía en contra del muchacho, se reveló la declaración de su mamá en la que describe el momento del homicidio y lo que siguió después, cuando el cuerpo fue introducido a bolsas de plástico para después deshacerse de él en un canal.

A la foto que divulgó la Fiscalía sobre Raúl Torres se agregaron algunos datos personales, como el hecho de que nació el nueve de febrero de 1987; es decir, hoy tendría 34 años.

Su cadáver continuaba este miércoles en Nayarit, a la espera de que sus familiares arribaran del Estado de México.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com