Este 2021 saldrá al mercado el primer corazón artificial, que servirá de “puente al trasplante”

Foto: Carmat

Autoridades médicas de Europa aprobaron en diciembre del 2020 que Carmat, fabricante francés de corazones artificiales, comenzara a vender sus dispositivos, por ahora en forma de “puente al trasplante” y no de implante permanente, a partir del segundo trimestre de este año, recabó Reuters.

El director ejecutivo de Carmat, Stephane Piat, afirmó que siguen con la ambición de tratar a todos los pacientes que necesitan un corazón, y señaló que la cantidad de posibles clientes es bastante grande.

Reveló que el dispositivo se comercializará bajo la marca Aeson, y estará disponible primero en Alemania, posiblemente seguida por Francia y otros países.

Además declaró que uno de los principales desafíos para su empresa consiste en adquirir el reembolso por parte de los sistemas de seguridad social por el corazón artificial, cuyo precio por unidad superará los 182 mil dólares.

Asimismo, en su intento de expandirse en el mercado de trasplantes, Carmat anunció que este semestre comenzaría los estudios en Estados Unidos con la esperanza de obtener la aprobación de parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos para el año 2024.

El mecanismo está diseñado para reemplazar el corazón natural durante aproximadamente 5 años, imitando su trabajo con materiales y sensores biológicos. Su objetivo es prolongar la vida de miles de pacientes que mueren cada año mientras esperan un donante.