Román Messina, secretario de Administración con Ney, se ampara contra posible detención

El ex secretario, procesado por probable desvío de 90 millones de pesos, obtiene una suspensión de amparo para evitar captura...

Florencio Román Messina, quien fue secretario de Administración en la última etapa del gobierno de Ney González Sánchez, interpuso un juicio de amparo considerando que podría existir una orden de aprehensión, reaprehensión, captura, arresto, comparecencia, localización o presentación, girada por un Juzgado Penal o un agente del Ministerio Público, y que policías estatales podrían materializar.

Tras admitir el expediente 635/2020, el Juzgado Primero de Distrito de Amparo Penal en Tepic concedió a Román Messina una suspensión provisional para que no sea detenido, al mismo tiempo que se solicitaron informes a jueces y diversas instancias de la Fiscalía General del Estado (FGE) para que precisen si es cierto el acto que se reclama.

No escapa que el amparo del ex secretario se presenta tras los anuncios de impacto de los últimos días, en especial las órdenes de aprehensión libradas contra el ex gobernador Roberto Sandoval Castañeda, sucesor de Ney González, y la seguridad de que podría haber decenas de personajes involucrados de una u otra forma en las historias de corrupción que lo salpican.

Según ha informado este reportero en los últimos tres años, Román Messina es uno de los cinco ex funcionarios de la época de González Sánchez que enfrentan un auto de formal prisión por el probable delito de peculado, ejercicio indebido de funciones y falsificación de documentos, por un monto de 89 millones 473 mil 448.57 pesos.

Todos gozarían de libertad, debiéndose presentar a firmar de manera periódica.
La creencia de que parte de esos recursos fueron desviados para uso personal, o bien utilizados en la campaña a la gubernatura de Roberto Sandoval, en el 2011, se ha robustecido puesto que habría al menos 50 individuos –familiares, ex funcionarios- implicados en las investigaciones que se siguen a Sandoval, algunos de los cuales estarían dispuestos a aceptar un criterio de oportunidad de la Fiscalía; es decir, contar lo que saben de las transas para evitar ser llevados a juicio.

El trabajo de auditoría por ese asunto abarcó los años 2010 y 2011 y, paradójicamente, fue iniciado en la administración de Sandoval, aunque se llevó a juicio hasta el 2017, a principios del gobierno de Antonio Echevarría García.
Una nota de este reportero de marzo del 2019, explica el hallazgo de facturas falsas supuestamente expedidas en estados como Jalisco, Nuevo León, Coahuila, Estado de México, entre otros.

Auditores que se trasladaron a esas entidades confirmaron la alteración de las cifras. Por ejemplo, uno de ellos explicó en declaración oficial que un negocio de ferretería expidió una factura por 20 pesos, “y la que yo traía era arriba de 300 mil pesos, así fueron varias, además de que el negocio era de ferretería y el que yo llevaba –en la factura falsa- era de publicidad, además de que nunca habían llevado ventas o prestación de servicios con Gobierno del Estado…”

Aunque oficialmente no se ha revelado si en alguna investigación que involucra a Sandoval se encuentra Román Messina, existe una disputa legal en otro proceso penal a través del cual se busca atribuirle el probable desvío de 23 millones 959 mil 290 pesos, también de la última etapa del gobierno de Ney González.

Por ese caso, un juez penal negó la orden de aprehensión contra el ex secretario de Administración, lo que fue confirmado por un magistrado de una Sala Unitaria del Tribunal Superior de Justicia.
El asunto continuaría en litigio a través de un amparo.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com