En su casa no tiene internet y aun así no se pierde sus clases virtuales

Jonathon Endecott, tiene 9 años y cursa el cuarto grado de primaria en la localidad de Roswell, en el estado de Nuevo México, Estados Unidos, y debido a la falta de internet en su hogar se ve obligado a caminar todos los días hasta su escuela, actualmente cerrada por la pandemia, para conectarse a la red y así continuar con las clases en línea.

Angel Endecott, madre del menor, había perdido sus dos empleos a consecuencia de la contingencia, y a pesar de haber recuperado uno de ellos no puede permitirse el coste de una conexión de internet en su domicilio, reveló a CNN.

Retala Angel, que su hijo se lo tomó bien cuando le dijeron que debería ir a las instalaciones escolares para tener acceso a la red. “Sí, necesito volver al edificio de la escuela, y volver a ser como un chico normal”, había comentado el pequeño.

Asimismo, tanto como ella como su marido, se sienten tranquilos de que Jonathon pase el día en la escuela, puesto que viven muy cerca de esta, y “el director, la secretaría y algunos profesores salen a ver si necesita algo”. 

Una profesora a la que conmovió ver al niño ante la escuela subió a Facebook una fotografía del pequeño tomando clase. Gracias a la publicación, que fue sumamente compartida en la red social, un internauta se ofreció a pagar por un año el servicio de internet en la casa de Jonathon.

Por su parte, Shelby Dutton, una amiga de la profesora quien también compartiera la historia del alumno, comenzó una colecta virtual para recabar fondos y garantizar que otros estudiantes que se encuentren en la misma situación puedan tener acceso a internet y continuar con las clases a distancia.