Alerta de tsunami en Alaska tras sismo de magnitud 7,4

• El terremoto se registró cerca de las Islas Aleutianas en el mar de Bering, a unos 40 km de profundidad.

El estado de Alaska fue puesto en alerta de tsunami este lunes, luego de que se registrara un terremoto de magnitud 7,4 del que hasta ahora no se han reportado víctimas o daños, según las autoridades estadounidenses.

El sismo, estimado inicialmente de 7,4, se registró a 91 km al sureste de Sand Point, en las Islas Aleutianas en el mar de Bering, a unos 40 km de profundidad, indicó el instituto de geofísica de Estados Unidos.

La oficina nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) puso en alerta de tsunami a toda la costa sur del estado así como la península de Alaska, pero Anchorage, la ciudad más grande del estado, ubicada a casi 1.000 km del epicentro, no está afectada.

«Para otras costas de Estados Unidos y Canadá en América del Norte, se está evaluando el nivel de peligro de tsunamis», dijo el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico.

El terremoto se sintió en King Cove, a unos 100 kilómetros al oeste de Sand Point, pero no se informó de ningún daño, según informó Gary Hennigh, jefe de la pequeña ciudad, al Anchorage Daily News.

Evacuaciones

«Los residentes y los trabajadores de las fábricas de conservas están siendo evacuados a un terreno más alto hasta que sepamos más sobre la alerta de tsunami», dijo Henningh.

«Era bastante inestable, no puedo decirte cuánto tiempo duró, tal vez de 15 a 30 segundos», añadió Michael Ashley de Cold Bay. «Todos los sofás, sillas y estantes se movían», agregó.

Al temblor principal le siguieron varias réplicas de magnitud 5 o mayor.

Alaska es una región muy poco poblada de los Estados Unidos, que forma parte del Anillo de Fuego del Pacífico, una zona altamente activa y propensa a los terremotos que se extiende desde el Golfo de Alaska hasta la península rusa de Kamchatka.

El 27 de marzo de 1964, un terremoto de magnitud 9,2, el más fuerte jamás registrado en los Estados Unidos, sacudió la zona de Anchorage. Duró varios minutos y causó un destructivo maremoto a través de la costa oeste de los Estados Unidos, matando a más de 250 personas en total.