España declara el estado de alarma en Madrid ante el repunte de COVID-19

• El gobierno central adoptó la medida tras no ponerse de acuerdo con el gobierno regional para definir un plan que frene el incremento de casos en la capital del país y zonas aledañas.

Imagen de c1n3ma en Pixabay

El Gobierno español aprobó este viernes la declaración del estado de alarma en Madrid para evitar la expansión del coronavirus, según comunicó el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a la presidenta de la región de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, informaron a Efe fuentes del palacio de La Moncloa.

Según las mismas fuentes, en la conversación que ambos mantuvieron Ayuso pidió a Sánchez más tiempo para decidir entre las opciones que el Ejecutivo puso encima de la mesa después de que la Justicia rechazara las restricciones aplicadas en la capital española y varios municipios limítrofes, pero el jefe del Gobierno dijo que hay que proteger la salud pública ya.

Esta decisión se toma después de días de discrepancias y tensión política entre ambos gobiernos (el nacional de España y el regional de Madrid) sobre las medidas que adoptar para frenar la pandemia. Ambos políticos acordaron que en los próximos 15 días los equipos seguirán hablando de los escenarios.

El Gobierno español recuerda que Sánchez, cuando habló el jueves con Ayuso, tras conocerse la decisión judicial, le ofreció tres escenarios posibles: que la Comunidad de Madrid dictara una orden con las medidas especiales; que solicitara la declaración del estado de alarma para que fuera el Gobierno conjuntamente con la Comunidad quien decidiera y ratificara las medidas en cuestión, o que el Ejecutivo fuera quien tomara directamente la iniciativa de declarar la alarma.

La Policía y la Guardia Civil desplegarán controles a partir de primera hora de la tarde para vigilar el cumplimiento de las restricciones a la movilidad impuestas por el estado de alarma que decretará el Gobierno, según fuentes del Ministerio del Interior.  Tras conocerse la decisión gubernamental, el alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, dijo que «ha triunfado la imposición» y «la falta de diálogo».