La fumigación no es la solución para controlar zancudos advierten autoridades de Salud

Es solo un remedio temporal que se anula si no se combaten los criaderos

Evitar la creación de criaderos de mosquitos, es la principal tarea de todos para controlar la proliferación del vector transmisor de dengue, zika y chikungunya. Botellas rotas, juguetes, llantas, tinacos sin tapa, cubetas, tapas de botellas, y todo aquello que esté en desuso y pueda acumular agua es un criadero potencial, por lo que se recomienda cambiar el agua de los recipientes útiles cada tres días y lavar muy bien con agua y jabón las paredes internas de los mismos, así lo expresó Andrés Romero Pérez, subdirector de Prevención y Control de Enfermedades de los Servicios de Salud de Nayarit.

“Si nosotros eliminamos de las casas patios, azoteas y jardines, todo depósito que contenga agua y que no lo estamos utilizando vamos a tener un buen control no ocuparíamos larvicidas, no ocuparíamos insecticidas, mientras no nos comprometamos como población en el saneamiento vamos a seguir teniendo brotes de dengue”, dijo el funcionario.

Colocar abate y cubrir adecuadamente los depósitos de agua, ayudará a que pilas, tinacos y aquellos recipientes de uso diario no se conviertan en lugares de reproducción de mosquitos y aunque la nebulización con ciertos insecticidas puede funcionar, esta sólo lo hará por unas horas o incluso minutos, dependiendo del clima.

“La nebulización es efímera, porque es en el momento que queda suspendida la niebla que me mata al número de mosquitos y a las horas van a nacer millones de mosquitos” precisó Romero Pérez.

“Si participamos con el saneamiento tengan por seguro que vamos a mejorar bastante con relación a dengue” agregó.