Si hay fiebre y dolor de cuerpo probablemente sea dengue, autoridades te explican los síntomas

Mucha gente lo confunde con COVID-19...

La sospecha de que una persona padece dengue suele comenzar cuando se tiene una fiebre elevada, entre los 39 y 40 °C. Los síntomas se presentan al cabo de un periodo de incubación de 4 a 10 días después de la picadura de un mosquito infectado y por lo común duran entre 2 y 7 días, durante esos días la persona infectada puede presentar dolores musculares, náuseas, vómitos y otros signos y síntomas.

El subdirector de Prevención y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud, Andrés Romero Pérez explica: “dolor de cabeza, fiebre , dolores musculares y articulares, se puede agregar el dolor de ojos (…) Que a una mujer se le adelante su periodo menstrual, que tenga sangrados en las encías, que tengas moretones en tu piel, pero básicamente tenemos que considerar fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, serían los síntomas que son más predominantes, de ahí en fuera puede haber un número importante de signos y síntomas”.

La OMS señala que las personas infectadas son los portadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección durante 4 o 5 días; 12 días como máximo a los mosquitos Aedes. Para esta enfermedad no existe un tratamiento específico.

Lo único que se le hace dar al paciente es el paracetamol para el control de la fiebre y el dolor, ya cuando está en un medio hospitalario obviamente la hidratación y el manejo de las plaquetas, que ya es muy propiamente medicamente que se utilizarán a nivel hospitalario, pero el tratamiento básico es el paracetamol y mantenernos bien hidratados

Las complicaciones que una persona puede presentar dependerá del tipo de dengue que se diagnostique, siendo el dengue con síntomas de alarma o dengue grave los que pueden provocar: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las encías, fatiga, inquietud y presencia de sangre en el vómito, por lo que es necesario acudir de inmediato a un hospital para su tratamiento.