Esposa quiso que homicidio de trabajador de la UAN pareciera crimen del narco

• El día que se dio a conocer el crimen, se informó que el cuerpo había sido localizado a escasos 20 metros del departamento donde vivía en el tercer piso.

El caso en torno al homicidio de un joven trabajador universitario ha dado un nuevo giro luego de que su pareja sentimental, una mujer indígena identificada como Rosa “N” “N” fuera presentada este martes ante un juez de control como probable responsable del homicidio de Edwin Abel.

El día que se dio a conocer el crimen, se informó que el cuerpo había sido localizado a escasos 20 metros del departamento donde vivía en el tercer piso.

De acuerdo a lo expresado en la audiencia, Rosa habría atacado a su esposo con un cuchillo y aparentemente ayudada por otra persona, lo cargaron para abandonar el cadáver cerca del edificio.

También se dio a conocer que Edwin sufrió de violencia y agresiones por parte de su pareja durante varios años, incluso se le llegó a ver con lesiones visibles en el cuerpo y rostro. A pesar de esta situación, la pareja tuvo un hijo, al día de hoy el menor tiene cinco años.

Según los datos recogidos, Rosa y el probable cómplice simularon una ejecución al estilo del crimen organizado para confundir a la policía, sin embargo y debido a las técnicas de investigación científica no lo lograron.

También se mencionó el hallazgo de unas cobijas encontradas en el fraccionamiento Castilla y que están relacionadas con el crimen puesto que tenían sangre del propio Edwin, según se corroboró con estudios de laboratorio. Tales artículos habrían sido reconocidos por familiares de la víctima.

En el cateo realizado en el domicilio de la pareja, se utilizó un reactivo denominado BlueStar, con el que se pudo constatar que la habitación de la pareja había estado regada con sangre de Edwin, el escenario parecía una novela policiaca según relatan testigos.

En su primera audiencia la imputada se negó a declarar y se programó la siguiente audiencia para el próximo jueves.