EU advierte a China de no jugar al “ojo por ojo” tras el cierre de una embajada norteamericana

«China decidió revocar la licencia para la organización y funcionamiento del Consulado General de Estados Unidos en Chengdu y estableció requisitos específicos para que el Consulado General detenga todos los negocios y actividades», anunció este viernes el Ministerio de Asuntos Exteriores del país asiático en un comunicado.

La cancillería china explicó que se trata de una contramedida «legítima y necesaria» tras la acción unilateral e injustificada de Washington (de cerrar el consulado chino en Houston, Texas). Además, declaró que su respuesta «se ajusta al derecho internacional», e instó una vez más a EE.UU. a «retractarse de inmediato de su decisión equivocada» con el fin de volver a encarrilar las relaciones bilaterales.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Ullyot, reiteró que la decisión de cerrar el Consulado en Houston se tomó «para proteger la propiedad intelectual estadounidense y la información privada de los estadounidenses».

Por ello ha pedido al Partido Comunista Chino que «ponga fin a estas acciones malintencionadas, en vez de tomar represalias de ojo por ojo».