Es peligroso ingerir dióxido de cloro y no previene ni alivia la COVID-19

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que no cuenta con evidencia científica que determine el uso de dióxido de cloro para el tratamiento de ninguna enfermedad, incluida la Covid-19.

La autoridad sanitaria indicó que no ha autorizado registros sanitarios de medicamentos que contengan en su formulación las sustancias dióxido de cloro, clorito de sodio o sus derivados, según un comunicado de la dependencia.

“La población debe seguir las indicaciones establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención y tratamiento de Covid-19”.

Ello, luego de que en redes sociales se difundiera el uso de este compuesto químico para combatir Covid-19.

El dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel y en el proceso de tratamiento de agua. Al entrar en contacto con el agua reacciona para formar iones clorito.

Ambas sustancias químicas son altamente reactivas y al ser ingeridas pueden provocar irritación de la boca, el esófago y el estómago, se pueden presentar náuseas, vómito y diarrea, además de trastornos cardiovasculares y renales, señala el comunicado.