La urgente e insólita prueba de Covid-19 a empleada de la UAN, para agilizar una operación

Un enfermero llevó el equipo hasta donde permanecía la universitaria, en Guadalajara, y después trajo las muestras a Tepic.

Durante el mes de mayo, una empleada de área administrativa de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) debió ser trasladada a un hospital en Guadalajara, Jalisco, y aunque era inminente su ingreso a quirófano por un padecimiento cerebral, debía confirmarse que no era portadora de Covid-19, según la indicación del neurocirujano que la atendía.

El problema es que, dado que no tenía síntomas del coronavirus, el laboratorio del hospital se resistía a aplicar el test.

La cirugía de la universitaria se retrasaba.

La compleja situación de la paciente, amiga de la familia del enfermero Manuel Antonio Partida Ramírez, motivó que éste comentara el caso con sus superiores: la maestra Margarita Solís, jefa del programa de Prevención, y Julio César Rivera, secretario de Extensión y Vinculación de la UAN, y luego al rector Jorge Ignacio Peña González.

Manuel Iván Girón Pérez, responsable del Laboratorio Nacional CONACYT LANIIA-Nayarit que lleva más de dos meses practicando estas pruebas, con profesionistas de la casa de estudios, detalla que trazaron un plan para agilizar la toma de las muestras.

Contactado por teléfono, Girón abunda que en ello se incluyó al enfermero Partida Ramírez, de 34 años.

Era el viernes cinco de junio.

A Manuel Antonio se le orientó y recibió todo el equipo necesario: el Medio de Transporte Viral para que tomara las muestras en Guadalajara, que trajo al día siguiente.

Ése sábado el laboratorio de la UAN confirmó que la trabajadora dio negativo al coronavirus. El jueves 11 se llevó a cabo la operación.

“Yo creo que el esfuerzo ha valido la pena”, resume Girón Pérez.

En igual conversación telefónica, Manuel Antonio recuerda que aquel sábado salió de Tepic alrededor de las seis de la mañana, en autobús, y para las dos de la tarde ya estaba de regreso. Estuvo en el hospital una media hora, apenas lo suficiente para obtener las muestras.

Dice que trasladó el equipo de laboratorio dentro de un termo, cumpliendo con todas las indicaciones. Se trataba de dos muestras de la nariz y dos de garganta.

Alrededor de las 10 de la noche el laboratorio le notificó el resultado negativo de Covid-19, e inmediatamente se lo reenvió al esposo de su amiga.

Al día siguiente, en el hospital, el neurocirujano fue enterado, por lo que entonces se programó la cirugía. Iba ser el martes nueve, pero se cambió para el jueves.

De acuerdo con la narración de Partida, hay una amistad de muchos años con la paciente puesto que fue compañera de trabajo de su mamá.

Ahora la señora se encuentra en su casa en Tepic, en un proceso de recuperación.

El titular del LANIIA-Nayarit habla de otra anécdota donde el laboratorio resultó determinante: una joven originaria de Guyana, isla de Sudamérica, estudió un posgrado de Ciencias Biológico Agropecuario en la Universidad, pero cuando pretendió regresar a su país se le exigía la prueba del coronavirus.

Así, una vez confirmado que no era portadora del virus, pudo comprar su pasaje de regreso.

A la fecha, abunda Girón Pérez, la UAN ha realizado unas 300 pruebas de Covid-19 entre sus maestros, administrativos y jubilados. Observa que se trata de personas que en alto porcentaje advirtieron la pérdida del olfato y del gusto, lo que les puso en alerta.

Destaca que hay una importancia cuando detectan casos en personas que aún no desarrollan síntomas, pero que tuvieron acercamiento con algún positivo, porque ello les permite aislarse a tiempo antes de contagiar a otros.

Ejemplifica que este jueves se tomarán muestras a dos personas que no tienen síntomas pero estuvieron cerca de una persona que murió por Covid-19.

Girón coincide con muchos expertos de que hacer más pruebas es una de las maneras de bajar la pandemia, porque se evita que personas contagiadas pero sin síntomas expandan el virus.

Señala que entre los cientos de casos estudiados se encontró un paciente positivo que tiene un familiar con una enfermedad crónica. La valía del resultado es el mayor cuidado que debió tenerse para no infectarlo.

En el mismo sentido, explica que el laboratorio de la UAN ha creado unos tres mil 500 Medios de Transporte Viral, que es la solución donde se introduce el hisopo con la muestra a analizar.

Indica que ese líquido fue una de las primeras piedras en el camino, porque la pandemia ha provocado una escasez mundial.

Ahora, no sólo se cuenta con el Medio de Transporte Viral para las pruebas que realiza la UAN, sino que a través de la Secretaría de Extensión y Vinculación se están distribuyendo a otras instituciones.

 

 

Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com