Hambruna provocada por la pandemia podría cobrar más vidas que el mismo COVID-19

La OXFAM advierte una ola de hambre en el mundo a finales del año...

A finales del año el hambre provocada por el COVID-19 podría causar la muerte de hasta 12.000 personas al día, más que la propia enfermedad, así lo advirtió una organización internacional contra la pobreza OXFAM en un informe dado a conocer por la agencia DW.

La tasa de mortalidad diaria por COVID-19 a nivel mundial alcanzó su pico en abril de 2020, con algo más de 10.000 muertes diarias.

Sin embargo, y según datos del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que recuerda Oxfam, 121 millones de personas más podrían acabar al borde de la hambruna a finales de este año por el colapso económico y social provocado por la pandemia, debido al «desempleo masivo, la alteración de la producción y los suministros alimentarios o la reducción de la ayuda humanitaria».

El informe analiza los diez peores «puntos críticos del hambre» del mundo, entre los que menciona a Venezuela y Sudán del Sur, donde la crisis alimentaria es grave y está empeorando a consecuencia de la pandemia.

Además, destaca la aparición de nuevos epicentros del hambre en países de renta media como la India, Sudáfrica y Brasil, en los que millones de personas que ya antes tenían dificultades para sobrevivir se encuentran ahora en una situación límite debido a la pandemia.