Una mujer soportó brutalidad de caballerango durante 10 años, y al fin habló; ya fue detenido

* Juan Carlos “N” “N”, a golpes de cuarta y fuete, tubazos, provocó la pérdida de la vista de un ojo de su esposa.

A este día, es muy probable que una joven mujer aún no advierta que su vida estaba en peligro al lado de su esposo Juan Carlos “N” “N”, quien fue aprehendido el domingo, y este lunes al ser presentado ante un juez de control por los delitos de violencia familiar y lesiones calificadas, se decidió la prisión preventiva, recluido en la penal de Tepic.

Ha sido tal la violencia ejercida durante unos 10 años que, se conoce, la agraviada estaría viviendo un ciclo del que le resulta difícil salir.

Hace unos días, al conocerse la situación, se prendieron las alarmas: debía actuarse rápido, dado que el patrón de conducta del agresor era extremo, temiéndose, incluso, que llegara al feminicidio.

Una representante de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, acompañada por policías estatales adscritos al Centro de Justicia Familiar (CJF), recogieron a tres niños, hijos de la pareja, para traerlos con su mamá.

Ahora se ha iniciado con tareas de terapia integral que deberán tocar a profundidad. Ha sido tal la brutalidad a la mujer, por años, que en su piel hay cicatrices de golpes con cuarta y fuete, lastimada como si fuera un caballo. También ha recibido golpes con tubo.

Las lesiones han llegado a situaciones graves: la joven perdió la vista del ojo izquierdo y se duele constantemente de los oídos. Los puñetazos dejaron secuelas.
Pero a todo lo anterior hay que añadir el daño emocional.

Cualquiera podría indicar que la víctima no haya denunciado desde hace años, sin embargo, se explica, existe un síndrome, un ciclo de violencia de la mujer maltratada que no es fácil romper y para ello se necesita apoyo profesional y familiar, algo que la haga sentir valorada.
La propia afectada ahora mismo podría enfrentar un sentimiento de culpa, al saberlo detenido.

Cuando el reporte llegó al Centro de Justicia Familiar, una agente del Ministerio Público de inmediato inició una carpeta de investigación, base mediante la cual se solicitó la orden de aprehensión contra Juan Carlos “N” “N”, ejecutada en el transcurso del domingo.

La joven de plano había escapado durante una de las golpizas, en una colonia en Tepic.
Se conoce que Juan Carlos está habituado al uso de cuartas y fuetes. Habría sido uno de los caballerangos del ex gobernador Roberto Sandoval.

Del asunto, que está en su etapa inicial, hay que reconocerse las acciones de diversas instancias para poner a salvo a la mujer y a los niños, y para proceder contra el agresor, en quien, de entrada, se advierte un odio a su esposa.

La complejidad merecerá un trabajo integral de largo plazo, principalmente para que en el futuro la víctima ya no esté al alcance del sujeto.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com