Migrante nayarita murió en Estados Unidos por COVID-19; 28 familiares se contagiaron

Estados Unidos.- El señor Vidal Garay, migrante nayarita y patriarca de una enorme familia en Los Ángeles, California, falleció en la víspera del Día del Padre a causa del COVID-19; 28 miembros de su familia también se contagiaron.

Richard Garay, de 27 años, hijo de Don Vidal, relató a Univisión Noticias que fue el primero de su hogar en presentar algunos síntomas del coronavirus: congestión o moqueo, dolor de cabeza y fiebre.

“Era el 29 de mayo; me fui al hospital y tenía miedo”, precisó. “Me dijeron que me quedara en casa en cuarentena; que no podían hacerme el examen del virus y tenía que agendar una cita”.

El primero de junio, le dijeron que salió positivo en la prueba de COVID-19. Pero él cree que su padre Vidal fue el eslabón inicial de contagios en el hogar, cuya cadena dejó a 28 familiares enfermos.

Explicó que su padre padecía de una anemia rara desde hace dos o tres años, recibía quimioterapias durante su tratamiento y estaba en riesgo de sufrir leucemia y contagiarse del coronavirus.

Después de Richard, el señor Vidal salió positivo a coronavirus; ambos se aislaron en una misma habitación. En cuatro días, la salud de padre e hijo empeoró, no tenían fuerza para ponerse de pie, no podían comer nada; sentían dolor en todo el cuerpo.

Richard contó que perdió poco más de nueve kilos en 14 días, y hacía el esfuerzo por atender a su padre.

“Era muy difícil ver a mi padre como estaba. Gracias a Dios nadie más lo vio como yo lo vi sufrir, y eso es algo que tendré que cargar por toda mi vida”.

Con serias complicaciones respiratorias, Richard se comunicó al servicio de emergencias del 911, “No puedo respirar”, dijo al radioperador, “ahorita llegan los paramédicos”.

Previo a ser transportado a un hospital, se despidió de su padre: “Papá no creo que voy a lograrlo”.

Ya en el nosocomio le diagnosticaron neumonía y que sus pulmones estaban llenándose de agua; fue trasladado a otro hospital donde le aplicaron ocho inyecciones en el estómago para no crear coágulos sanguíneos y le suministraron un medicamento antiviral.

Luego de Richard y su padre Vidal, fueron diagnosticados con COVID-19 su madre, su esposa, sus dos hijos, de 5 y 2 años, y sus dos hermanos; el virus también alcanzó a sus tíos y estos contagiaron a sus propias familias, así fue como se contagiaron 28.

Richard no tuvo la oportunidad de decirle a su padre que se había recuperado. Ahora la familia quiere darle un entierro digno a don Vidal, por lo que abrieron una cuenta en GoFundMe, donde están recibiendo sus donaciones.

Richard asegura desconocer el estado de salud actual de todos sus familiares.

Con información de Univisión Noticias