Ancianitos empaquetadores se quedaron sin empleo y sin ingresos; hoy les llevaron despensas

Banco de Alimentos les llevó alimentos ya que muchos dependían de las propinas

Tepic.- Desde el pasado mes de marzo, el Banco de Alimentos Nayarit ha distribuido despensas entre 1 mil 200 personas que padecen pobreza alimentaria y que se ha agudizado a partir de la contingencia sanitaria por COVID-19; 150 de ellas trabajaban como «cerillitos» en 15 centros comerciales de Tepic, dijo la Fundadora de la asociación, Margarita Arias Castellanos.

«Estamos trabajando jornadas extras porque estamos entregando despensas a personas afectadas por la contingencia sanitaria, como los cerillitos, adultos mayores que ya no les permiten ir a trabajar a los centros comerciales y se quedan sin las propinas; fuimos a las tiendas a solicitar una lista de estas personas para tener sus datos y entregarles despensas» afirmó la activista.

De manera regular, el Banco de Alimentos Nayarit apoya a 820 familias, aunque a partir de la contingencia sanitaria, incrementó el número de beneficiarios y para atenderlos destinaron roles de cada 20 días, con la dotación de productos básicos.

Además de personas, el organismo destina productos a los comedores comunitarios que ha instalado el gobierno estatal para garantizar la alimentación durante la cuarentena; sobre ello, Arias Castellanos hizo un llamado a la población a acudir a estos servicios, porque en algunos casos, se preparan los platillos pero pocos los solicitan.

«Hemos sabido de personas que necesitan alimentos, y acudimos a apoyarlos, pero tenemos conocimiento que en los comedores comunitarios se les queda la comida porque no van las personas, entonces hay que pedirle a quienes tienen necesidad, que ubiquen estos lugares y acudan» señaló.

Margarita Arias Castellanos adelantó que el banco de alimentos está preparando una propuesta de ley, para que empresarios, comerciantes, agricultores y otros sectores locales, destinen los excedentes -en buen estado- de alimentos y productos alimenticios para las personas que no pueden acceder a ellos.

«Hay una propuesta que como Banco de Alimentos estaremos presentando al gobernador, como ya se ha hecho en otros estados, y que aquí podría llamarse Nayarit sin Hambre; que es una ley que estipule que todos los proveedores, empresarios y agricultores, a través del banco de alimento canalicen apoyos para acabar con el hambre; esta ley ya está aprobada en Nuevo León, Zacatecas, Aguascalientes, y localidades como Guadalajara» adelantó.

Finalmente la fundadora del Banco de Alimentos Nayarit, advirtió que pasada la contingencia, la ciudadanía y las autoridades deberán replantear la seguridad alimentaria, basada en un cambio de hábitos alimenticios tendiente al consumo de productos naturales, la aplicación de programas de autoconsumo sustentable y otros que beneficien sobre todo a grupos vulnerables.