Pruebas de coronavirus, la histórica aportación de la UAN a la sociedad

“Tenemos puesta la camiseta de la Universidad y como investigadores. Pocas veces tenemos la oportunidad de mostrar lo que la ciencia sirve; esto es lo que la sociedad espera de nosotros. Es el trabajo más importante que como grupo de investigación hemos hecho.”

No es para menos el buen ánimo de Iván Girón Pérez, coordinador del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria (LANIIA-Nayarit) de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), que fue validado por el Instituto Nacional de Referencia Epidemiológica (INDRE) de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal para realizar pruebas del coronavirus Covid-19.

Químico fármaco biólogo y con doctorado en Inmunología, Girón Pérez destaca el momento que vive la ciencia, y en el caso particular la Universidad, con una aportación frente a la pandemia: la posibilidad de que maestros y trabajadores de la casa de estudios, activos y jubilados, en caso de presentar síntomas de la enfermedad puedan someterse a una prueba de laboratorio, sin costo alguno.

Literalmente, el trabajo que realizan unos 25universitarios, desde médicos, psicólogos, doctores en ciencias de biología molecular e inmunología, químicos, entre otros, podría estar salvando vidas porque una persona puede saber a tiempo si es portadora del virus; es decir, de resultar positiva a la prueba, aislarse para no contagiar a su familia e iniciar el tratamiento médico.

A poco menos de dos semanas de que inició este trabajo en el LANIIA-Nayarit, se han efectuado unas 50 pruebas, cuyos resultados son enviados al INDRE.

El investigador puntualiza que el 100 por ciento de los gastos, por ejemplo de reactivos, han corrido por cuenta de la UAN. Y si en laboratorios privados la prueba llega a costar hasta 10 mil pesos, por el alza de precios de reactivos, que además están escasos, los universitarios reciben la atención sin costo.

En el país, sólo unas ocho universidades fueron aceptadas por la Secretaría de Salud Federal para realizar pruebas del coronavirus.

Localizado al mediodía de este domingo, Girón detalla que en el mes de marzo nació la idea para trabajar con el coronavirus, partiendo de que en el laboratorio se cuenta con el equipo para trabajar con todo lo que tenga DNA, desde cucarachas, gatos, seres humanos, pero entonces se pensó en buscar  participación respecto al Covid-19, aunque nunca se había trabajado con virus.

Explica que el INDRE emitió una convocatoria y, dado que ya se estaba en la fase 2 de la pandemia, se recibió asesoría de manera virtual. De igual forma fueron sometidos a rigurosos exámenes.

Reconoce el apoyo que les ha brindado el rector Jorge Ignacio Peña González.

“Empezamos de cero”, agrega, especificando que se realizó una importante inversión en el equipo de bioseguridad para los involucrados, así como levantando paredes para aislar ciertas zonas del laboratorio.

Recuerda que en una reunión con su gran equipo de trabajo, había incertidumbre por el peligro de contagio, pero siguieron adelante por el aporte a la salud de los nayaritas.

Si las pruebas del coronavirus iniciaron para unas 150 personas, se espera que en los próximos días lleguen reactivos para otras 500, con lo que estarían listos para actuar ante un posible brote en un área específica de la Universidad.

De acuerdo con su explicación, la persona que cree tener síntomas de coronavirus debe ingresar a la plataforma http://covid19.uan.edu.mx, que es un primer filtro para saber si tiene tos, gripa, dolor de pecho, de cabeza, fiebre, dificultad para respirar.

Luego se le hace saber si es o no es candidato a la prueba; si lo fuera, una epidemióloga lo contacta para realizar una entrevista más detallada.

A cada paciente se le toman tres muestras: una de la garganta y otras dos de orificios de nariz. Los resultados son sometidos a un análisis para verificar que no haya dudas del mismo, y regularmente se hacen saber a la persona en 24 horas.

Cuando el resultado es positivo, una psicóloga se comunica con el paciente para tranquilizarlo, apoyarle a no caer en pánico y que inicie con el tratamiento que necesita.

De acuerdo con el nativo de Francisco I. Madero (Puga), municipio de Tepic, al equipo les anima saber la aportación que se hace en materia de salud; por ejemplo, han encontrado pacientes positivos a Covid-19 pero sin síntomas, lo que obliga a aislarse y evitar contagiar a familiares y demás cercanos.

Incluso, en próximos días podrían volver a hacer pruebas para verificar que un paciente que fue positivo ya no tenga el virus.

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel 2, abunda que pocas veces la ciencia tiene la oportunidad de mostrar su aportación a la sociedad de manera inmediata. Y en este caso la UAN y sus profesionistas:

“Esto es lo que la sociedad espera de nosotros.”

Sin ser médico, Girón Pérez forma parte de la Academia Nacional de Medicina. Ha publicado libros y decenas de artículos, pero no tiene duda que este trabajo sobre Covid-19 es el más importante de su vida:

“Podría ya estar trabajando para ser investigador nivel 3, pero la pandemia es lo más importante. La Universidad está mostrando que sí tenemos la capacidad para este y muchos otros casos.”

De acuerdo con su explicación, el personal del laboratorio se distribuye entre las siete de la mañana y nueve de la noche.

El paciente llega en vehículo al estacionamiento del laboratorio –un área cercana al hospital Puerta de Hierro-, donde el equipo de químicos fármaco biólogos toma las muestras, que luego pasan a otras áreas para estudiar el virus.

Cuando una de las zonas termina su trabajo, sus integrantes proceden a bañarse antes de regresar a su casa.

De 42 años, Girón dice que es el de mayor edad del equipo Covid-19. Le anima la disposición de todo el personal.

Destaca la importancia de cumplir con todas las reglas de protección, primero hacia ellos mismos:

“Yo les digo que el virus es como el Diablo, pero al Diablo no hay que tenerle miedo. Hay que respetarlo, cumpliendo con las reglas. Eso es lo que hacemos. Nos cuidamos.

 Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com