Una expresión en la cocina UAN: “¡está padre!, como universitaria se siente bonito ayudar”

* A propósito del coronavirus, los estudiantes preparan alimentos con productos donados por la ciudadanía para familias de escasos recursos.

Jacqueline Zermeño Guzmán y Michell Maldonado Cortés son estudiantes de la carrera de Turismo en la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN); la tarea a la que se sumaron forma parte del proceso de preparación de alimentos, uno de los rubros con que apoya la casa de estudios, a propósito del coronavirus.

Ellas se encargan de desinfectar los productos que son ingresados a la UAN por donación de ciudadanos. El puesto de colecta se ubica por avenida De la Cultura, en la entrada a la escuela de Enfermería.

La tarea de Zermeño y Maldonado no se detiene: incluso cargan y acomodan garrafones de agua después de la debida limpieza.

“¡Está padre!, como universitaria se siente bonito ayudar. Lo de nosotros no es político, sino altruista”, comenta Jacqueline.

Regularmente pasada la una del mediodía, otra tarea de las muchachas es ayudar en la limpieza de grandes ollas y demás trastes, estufas y el piso de la cocina. O colocan calcomanías con logo de Turismo y de la UAN en bolsas de plástico transparente donde se introducen los alimentos.

El ingreso de este reportero es con autorización del doctor Arturo Zermeño Cazola, responsable de filtros de la UAN, previa verificación de la temperatura y limpieza de manos con gel antibacterial. Ya se lleva puesto un cubrebocas.

Precisamente la cocina –técnicamente un laboratorio- se encuentra al lado de donde están Jacqueline y Michell. Acá trabajan estudiantes de Gastronomía que todos los días preparan alimentos y que, para el mediodía, introducen a 250 bolsas que son llevadas a algún comedor del Gobierno del Estado, el DIF u otra institución oficial para su entrega a familias de escasos recursos.

Carlos Arturo Altamirano y Aldo Jáuregui, estudiante y maestro, respectivamente, encontrados esta mañana, citaron que este jueves se prepararía sopa fría con mayonesa y atún, sardina y verdura, además de carne molida. También se incluye agua fresca.

La porción en cada bolsa se estima alcance para tres personas en buena cantidad; es decir, al menos 750 individuos.

El pescado, la carne, el pollo, son refrigerados tan pronto son llevados a la Universidad. Se pide a la ciudadanía que su donación, que se ha mantenido en buena cantidad, no disminuya en las próximas semanas.

A quienes forman parte de estas tareas les anima saber que lo que hacen es recibido por familias que enfrentan mayores dificultades, por la pérdida de trabajos a causa del coronavirus.

La preparación de alimentos, la producción de gel antibacterial, o de caretas, son parte del apoyo que ofrece la UAN durante la contingencia.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com