Que renuncie el Secretario de Salud, claman trabajadores sanitarios de Nayarit

Reporte Especial.- La estrategia sanitaria para atender la emergencia por contagios de COVID-19 en Nayarit, mostró su lado débil en la Secretaría de Salud estatal, a cargo de Raúl Santiago López Díaz, quien en los últimos días ha mostrado incompetencia para llevar a cabo las disposiciones gubernamentales de atención a la ciudadanía y a los propios trabajadores de la dependencia.

El caso del cierre del poblado de La Guásima, en el municipio de Acaponeta, ocasionado inicialmente por un mal manejo del IMSS, fue la muestra para señalar la falta de responsabilidad del Secretario López, quién sin planeación y objetivos claros mantuvo 24 horas el cerco sanitario, sin imponer actividad sustancial alguna, y sin información precisa a la comunidad sobre lo que sucedía.

Por ello, ayer los pobladores buscaron romper la vigilancia de elementos de seguridad, para conseguir alimentos, agua y otras cuestiones básicas porque los servicios de Salud no comunicaron y no ejecutaron ninguna acción sustantiva para la atención de posibles contagios, luego de que una habitante del poblado, de 79 años, falleciera por complicaciones de padecimientos previos, reforzadas por el contagio de COVID-19 y el manejo del caso sanitario no se llevará con oportunidad por la desatención del Secretario López.

Ayer por la tarde el gobernador Antonio Echevarría García directamente envió despensas del DIF que fueron distribuidas por el Ejército y a dos médicos a orientar a los pobladores de ese ejido de Acaponeta. Hoy el Gobernador Echevarría tuvo que reconocer que «en La Guásima nos equivocamos todos», así es que los errores del actual Secretario de Salud están desgastando la figura del gobernante.

Pero hay otro tema grave. NTV ha recibido múltiples mensajes de señalamientos de parte del personal de Salud de Nayarit, quienes piden que «mejor se vaya a su casa y deje el cargo»; se quejan de no tener material de cuidado personal necesario para enfrentar la epidemia; dicen que no tienen tapabocas, guantes y material de limpieza ni de atención básica; esto a pesar de que el gobierno estatal anunció la compra de equipo e implementos médicos y sanitarios que ya debieron ser entregados en los hospitales, clínicas y centros de salud de la entidad.