Don Juan ruega por buena venta en su puesto de verduras; «hay que comer», dice

* A diario busca el sustento a un costado de la Plaza Antigua, pero pese a las dificultades económicas por la contingencia, pide hacer caso a las indicaciones de autoridades.

Con un viejo rosario de madera en su cuello, Don Juan se encomienda a su Dios para que lo cuide y haya buena venta, no la tiene fácil, pues a casa debe de llevar sustento para una esposa y dos hijas: porque hay que comer.

“Está difícil, pero en mi caso digo hay que comer, tengo mi familia que mantener, dos niñas en la secundaria, mi esposa y yo y pues hay que chambear porque aparte tenemos deudas en las casas comerciales y de alguna manera nos hace mucha falta trabajar, bueno que hasta ahorita no nos han corrido, ahí nos han dejado, dicen que van a circular aquí la plaza, no sé si vayan a poner listones igual que la otra plaza, si es así pues haber como le vamos hacer, no sé cómo vamos a comer”, dice el afligido comerciante.

Don Juan vende verduras en la Plaza Antigua de la ciudad de Tepic, se pone desde muy entrada la mañana hasta después del mediodía, y todas las verduras son frescas y sino le ajusta le da precio o se lleva un pilón. Así es Don Juan, a sus 76 años de edad le echa todos los kilos a su trabajo.

Pese a la dificultad que enfrentan los comerciantes o personas que viven de la economía informal, Don Juan asegura que «hay que seguir las indicaciones que se nos dan de parte del gobierno federal, estatal y todos los gobiernos y que no salgan de sus casas y hay que seguir bien las indicaciones, sus manitas bien lavadas, tal y como las indicaciones que se nos dan”.

Nos platicó Don Juan que hace unos días un grupo de jóvenes acudieron a apoyarlo para vender sus verduras, sin nada a cambio, e incluso le pagaron en efectivo; estas cadenas de ayuda, que realiza la ciudadanía durante esta crisis ocasionada por el coronavirus, han unido nuevamente a los nayaritas.